martes, febrero 7, 2023

El futuro del 15M

No te pierdas...

Está claro que en España hemos entrado en una etapa distinta, nueva. Zapatero ya no tiene nada que decir aunque le queden unos días de ser el Presidente del Gobierno. Rajoy ya ejerce, sin responsabilidad, pero ha tomado las riendas y va configurando lo que será su actuación a partir de ahora con reuniones allá y acá en las que anuncia sus planes y pide acuerdos. Son los primeros pasos del que será el hombre fuerte del país para los próximos cuatro años. Para eso le han dado una fuerza suficiente los electores que son los únicos que pueden expresarse de forma colectiva. El resto podemos opinar, decir, interpretar, abusar de los medios de comunicación con intenciones de influir o interferir, pero quien de verdad manda son los votantes. Y esos han hablado el 20 de Noviembre y lo han hecho con claridad.

Estamos estrenando, por tanto, un tiempo nuevo en el que cada cual tendrá sus responsabilidad para salir de esta situación económica y de organización que nos ahoga. Y el 15M también. Este movimiento joven que habla, se expresa, actúa, de manera confusa en ocasiones, también tendrá su responsabilidad en los próximos años. Dicen que no son de izquierdas ni de derechas pero protestan, discrepan y solicitan otras actuaciones. Eso ya lo convierten en algo aunque ellos no lo quieran definir. Estamos ante un movimiento social que ha removido ideas, pensamientos, ha sacado a la luz el cansancio de tantos ciudadanos y ha conseguido preocupar a los políticos. Por eso es preciso mantenerlo, que no muera pero que respete esa ley que nos hemos dado todos.  El movimiento nacido el 15 de Mayo de 2011 es joven, es ágil, es reivindicativo y tendrá que definirse en algún momento, buscar su espacio, sumarse a determinadas propuestas de futuro, responsabilizarse. Criticar es sano e importante, pero aportar es imprescindible. Si no creamos nunca evolucionaremos. Destruir es sencillo,  construir es algo más complicado: exige un proyecto, una idea, una iniciativa y llevarla a cabo. Los chicos del 15 M tienen que tomar responsabilidad si quieren que los ciudadanos les consideren. En los próximos cuatros años tendrán algo que decir. Tendrán que decidir entre ser críticos cumpliendo la ley o quedarse al margen. Mantenerse en ese escenario un tanto romántico de la utopia o convertirse en radicales al margen de la sociedad. La situación de España es dramática y todos tenemos que asumirla, los empresarios, los sindicatos, los partidos políticos, los trabajadores, los autónomos y, como no, los del 15 M. Es un momento de colaboración.

Y eso afecta también a quienes acampan, reivindican y ocupan. A esos que han removido las estructuras intelectuales del pensamiento. A esos jóvenes que han recibido multitud de apoyos de quienes no lo son tanto porque sus protestas y sus propuestas equivalen a una movilización necesaria.

Será importante que la iniciativa individual, con cabalgata o sin ella, decida su posición. El futuro exige compromiso y trabajo. La critica será necesaria, pero las aportaciones también. Y siempre, siempre, con respeto a la ley.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Pedro Fernández

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -