lunes, diciembre 5, 2022

No hubo tortura

El Tribunal Supremo ha corregido, en un tono altamente crítico, a la Audiencia Provincial de Guipúzcoa que condenó a cuatro guardias civiles por torturar a los etarras que cometieron el atentado de la T-4.

Al margen de desmontar por «débil y poco rigurosa» la principal prueba incriminatoria, el alto tribunal recuerda que una Audiencia no puede actuar siempre en contra del reo, ignorando la presunción de inocencia, y por tanto decreta la absolución de los guardias condenados a cuatro años y medio y dos años y medio de prisión.

A tres días de la cita en las urnas, una sentencia como esta confirma, a su vez, la falta de veracidad de todas las acusaciones vertidas contra el Gobierno y la judicatura de «apaños» para lograr el fin de la violencia de la banda terrorista. Como es lógico a quien menos ha gustado la revocación de la condena ha sido a la izquierda abertzale que vende a sus posibles votantes, otra vez, la imagen de un Estado opresor y torturador de etarras.

Sin embargo, el Ministerio del Interior ha mostrado su satisfacción por lo que supone de respaldo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su lucha contra el terrorismo. Porque, aunque parezca  una obviedad, conviene que los demócratas no olviden que han sido precisamente la Policía y la Guardia Civil los que han derrotado a ETA utilizando los mecanismos del Estado de derecho.

Una cosa es que la banda terrorista haya decidido abandonar la violencia y otra que los jueces dejen de actuar en las causas pendientes o acepten sin más sus acusaciones de torturas. Si como afirmaron en su última comparecencia en Gara tienen una agenda tasada donde se contempla la entrega de armas a cambio de presos, el Estado tiene también su agenda marcada por la Ley y con más razón no se va a saltar ningún paso, por mucho interesado mensaje de victimismo de los candidatos de Amaiur.

La sentencia del Supremo es, además, minuciosa y pedagógica. Recuerda como fue el jefe del comando «Elurra», del que formaban parte los terroristas Portu y Sarasola, uno de los autores del documento «Hacer frente a la detención» en el que se les ordenaba que «gritar como si os mataran y forcejear lo que podáis que luego ya sacaremos testigos para hacer creíble lo que contéis». Y así lo hicieron y encontraron los testigos. El problema, a juicio del Supremo, es que eran todos de la misma cuerda.

Repasando las imágenes del juicio por el atentado de la T-4 y recordando el dolor de las familias de los dos jóvenes ecuatorianos aplastados bajo los escombros del aparcamiento del aeropuerto, vuelve a surgir la pregunta ¿de qué se reían los etarras ante el tribunal?

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Victoria Lafora

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias