viernes, diciembre 9, 2022

ETA no busca la paz

No es posible entender a ETA si, como hacen gran parte de las sociedades española e internacional, se atiende primordialmente a sus medios y no a sus fines.

Matar gente no es el fin de ETA, y pienso que sin duda tampoco es que les apetezca hacerlo. Es un medio, como tantos otros que emplean para lo que de verdad les importa: conseguir un País Vasco independiente y gobernado por ellos, es decir, por una dictadura marxista. Esto es lo que se proponen conseguir, y cualquier medio les vale para obtenerlo. Les da igual matar que bailar el chotis; carecen de escrúpulos, y asesinar, mentir, disimular, amenazar, negociar…, todo les vale. Si considerasen que para lograr su objetivo lo mejor sería vestirse de lagarteranas o freír a Odón Elorza en aceite hirviendo, harían una u otra cosa con igual insensibilidad.

Hasta que comprendamos esto, estaremos lejos de comprender a ETA. Acaban de difundir un Comunicado asegurando que no van a volver a matar. Vamos a decirlo claramente: lo han hecho porque ese es el medio que ahora mismo creen que es el que mejor les puede hoy por hoy conducir a su fin. Volverán a matar en cuanto piensen que vuelve a convenirles.

En el año 2004 ETA estaba contra las cuerdas. Llegó el Presidente Zapatero, y con una falta increíble de comprensión del problema -en lo que le secundó irresponsablemente el PSOE, algo que no debemos olvidar, porque el que hace un cesto hace ciento- abrió las puertas a la negociación con quienes utilizaban el terrorismo como el medio que les parecía mejor para sus objetivos. Y para conseguir que no matasen, a cambio de que renunciasen a un medio, se les ha ido poniendo progresivamente en bandeja el que puedan alcanzar su fin. Que renuncien a ese “medio” es magnífico y tranquilizador, ¿qué duda cabe? Pero tenemos que pensar en qué es lo que queremos nosotros, los demás españoles. ¿Queremos que no haya muertos o que el País Vasco continúe formando parte de España, como la historia y la verdad exigen? Ya sé, queremos las dos cosas. Pero hay que tener muy claro que son incompatibles. Si no se les facilita la independencia, habrá muertos, volverá a haberlos. Lo demás son ilusiones vacías.  

Ahora han hecho un Comunicado. Es tan falso como todos lo anteriores; no puede haber sinceridad en quien considera que el fin justifica los medios. Piensan que, hoy por hoy, es esto lo que les conviene. Y tienen razón. Consiguen con ello:

– que el PSOE, aún en el poder, les haga varios favores (acercar y liberar presos, legalizar partidos, traer etarras refugiados en Venezuela o en Cuba, abrirles las puertas de las instituciones, facilitarles el control político futuro del territorio vasco);

– asegurarse la posesión de sus armas, escondidas en zulos que la policía va a dejar de buscar;

– asegurarse asimismo sus refugios y viviendas donde ocultan sus personas y su material, matrículas y pasaportes falsos, documentación, dinero…, ya que también dejará la policía de buscarles;

– que la sociedad española se tranquilice;

– y poner al futuro gobierno del PP en un dilema insalvable: o respeta el camino de ETA hacia el control político de las Vascongadas -que ya el PSOE, con la ayuda del Tribunal Constitucional y la Fiscalía, les ha abierto-, o acusarán a Rajoy de no haber respetado el acuerdo y matarán otra vez, con la esperanza de que la sociedad prefiera cederles todo a cambio de que no muera nadie, dejando entonces al PP a los pies de los caballos.

Si de verdad ETA hubiese querido dejar de matar, simplemente, sin contrapartidas, sin utilizar los asesinatos como un arma en la negociación -que es para lo que los cometieron-, hubiese seguido uno de estos dos caminos.

– Disolverse en silencio.

– Disolverse abiertamente, pidiendo perdón y entregando las armas.

No han seguido ninguna de estas dos únicas vías creíbles y han elegido una nueva trampa: dejaremos de matar porque ya no nos hace falta, porque vosotros nos vais a dejar en condiciones de hacernos con el gobierno vasco y de proclamar la independencia unilateralmente. En el momento en que cambiéis -en que España y su Gobierno cambien- de actitud, nosotros denunciaremos “vuestro incumplimiento” de “nuestro Comunicado” y donde dije digo diré Diego. Y a quien le toque le toque.

Y para esto tenemos que estar preparados. El nuevo Gobierno, por la que le puede venir encima. España, porque ETA, o se acaba con ella por la fuerza -lo cual tiene probablemente un coste de sangre- o no se acaba. Y el País Vasco, porque no se dan cuenta de la que se les avecina: ETA no quiere establecer allí una República democrática, no piensa en contemporizar con la burguesía no revolucionaria, y en una Euskadi independiente, con independencia conseguida por ETA, el PNV y el PSOE tienen los días contados, tanto los Partidos como sus miembros. Las cañas se volverían lanzas contra ellos. Y si no al tiempo, aunque mejor sería que no llegase nunca.      

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Alberto de la Hera

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias