martes, febrero 7, 2023

Vecinos malavenidos

No te pierdas...

La naturaleza dota de un volumen diferente a cada cuerpo en función de sus necesidades, la naturaleza es así de redistributiva sin llegar a elaborar un «decretazo» que deje las cosas en su sitio. Y lo mismo que le pasa a los seres vivos ocurre con las grandes estructuras, el ejemplo más claro lo vemos en la Unión Europea que se creó con vocación de superar problemas comunes y ha terminado siendo el «problema común» para todos. La vieja CEE que soñaba con tener forma de bandada de golondrinas que vuelan en cuña para avanzar mejor ha adoptado forma de escalera de patio de vecinos (escalera interna, ni siquiera la principal que en las casas ricas suele tener los ocho primeros peldaños de mármol para luego cambiar a madera humilde).

Ya nos gustaría que la UE tuviera forma de agradable columpio o de acogedor sofá…, pero no. Entre la crisis y las tensiones múltiples de los socios la Unión Europea tiene forma de patio de vecinos malavenidos en el que todos hablan a la vez, todos tienen quejas pero nadie está interesado en aportar soluciones. A primera vista nos damos cuenta de quienes son los vecinos que no pagan la comunidad y quienes los que se han hecho con las riendas de la gestión del edificio. Quizá sin quererlo (pero ya sin remedio), Merkel y Sarkozy han logrado crear la «13 Rue del Percebe».

A este homenaje a Ibáñez contribuye una gran parte de los vecinos/socios que tienen peculiaridades muy singulares. El más «friki» de todos es el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, que se sale de la tangente en cuanto tiene la menor ocasión y si ésta faltara la buscará con ahínco por cualquier medio. Las bravuconadas de Berlusconi conviven con roces puntuales como el de la pasada cumbre entre Francia y el Reino Unido (Sarkozy le hizo a Cameron un «¿Por qué no te callas?»). Pero sin duda que es el ambiente creado por Berlusconi el que emponzoña el clima de vecindad del que disfrutamos. Italia tiene que aplicar recortes espectaculares en tiempo récord, pero para eso Berlusconi tendrá que convencer a sus socios de la Liga Norte. En la comunidad de vecinos (de esta gran escalera de patio de casa de renta antigua) nadie cree que se consiga el milagro. Eso sí, al vecino español le ha venido muy bien que los dueños del edificio (Merkel y Sarkozy) la tomen con Italia porque de esa se ha librado Zapatero que podía haber salido peor parado de este último encuentro. A nosotros, la bronca entre vecinos griegos, portugueses e italianos nos viene muy bien porque así no se fijan en nuestros males, mientras la discusión esté algunos peldaños arriba mucho mejor aunque suene a mensaje escasamente solidario.

Íbamos a por una Unión que tuviera aspecto de organizada sinfónica y nos ha quedado en patio con vecinos en camiseta y con goteras cuando llueve.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

 



Rafael Martínez Simancas

Artículo anterior
Artículo siguiente

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -