lunes, febrero 6, 2023

El nuevo paisaje vasco

No te pierdas...

El anuncio de ETA del cese definitivo de la violencia terrorista fue acompañado de un emplazamiento a los gobiernos de España y de Francia para abrir un proceso de diálogo directo, en el que se supone que se hablará de los presos, ya que parece inimaginable que Madrid y París vayan a discutir con ETA sobre asuntos políticos. Pero sí habrá quien hable de política, ya que Batasuna ha reabierto la apuesta por la autodeterminación en las instituciones y en la calle.

Su principal marca asociada, Bildu, es la que da ahora legitimidad a la izquierda abertzale, que obtuvo votos que representan el 15,97% del censo, el 25,45% de los votos válidos y el 28,74% de los votos obtenidos por las principales candidaturas, entendiendo por tales las que obtuvieron el 88,56% de los votos válidos emitidos.

No es, por tanto, una fuerza mayoritaria en el País Vasco -menos aún en Euskal Herria, es decir, las tres provincias vascas, más Navarra y los territorios franceses de Baja Navarra, Labort y Sola-, pero es evidente que es una fuerza política importante, cuya aspiración es conseguir el reconocimiento de Euskal Herria -no sólo de las tres provincias vascas- como pueblo y como sujeto político. Sobre el papel, éste es ‘su’ escenario, que nada tiene que ver con el del PP y el PSOE, pero que amenaza con colocar al PNV ante una redefinición estratégica.

De entrada, todo parece indicar que primará la memoria de las víctimas, que requiere una demanda de justicia, pero cuando las cosas se vayan recolocando con el paso del tiempo seguramente será posible el diálogo político que reclama el dirigente de Bildu Martín Garitano, diputado general de Gipuzkoa. De hecho, en la democracia hay experiencia de diálogo con los independentistas y no digamos con los nacionalistas, no solo en Euskadi, sino también en Cataluña y Galicia, e incluso en Canarias.

¿Quién será el principal interlocutor? De momento, el encarcelamiento de Arnaldo Otegi sitúa a Rufi Etxeberria -‘el Holandés’, como lo llaman por su pelo rubio- como líder de la ruptura de la izquierda abertzale con la violencia, el paso previo para que ETA abandonase las pistolas, pero la liberación de Otegi podría devolverle al primer plano de la política vasca.

Uno y otro parten de que Zapatero dará alguna respuesta positiva a los últimos movimientos -la verdad, aunque quisiera, tampoco tiene mucho margen- y de que Rajoy tendría dificultades para desandar el camino andado ya. Toca, pues, esperar, ya que solo los resultados del 20-N, tanto en Euskadi como en el conjunto de España, podrán despejar incógnitas más allá de los discursos electorales de cada parte en la campaña.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

José Luis Gómez

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -