lunes, diciembre 5, 2022

Las cosas del fútbol

Sandro Rosell, Presidente del Barcelona, ha dicho públicamente que esto hay que bajarlo de intensidad. Y lleva razón. Si permitimos que la espiral continúe ascendiendo vamos a terminar con enfrentamientos callejeros entre partidarios de uno y otro. Porque, además, hay gente que está esperando acontecimientos como estos para llevarlos al mayor extremo posible y no permitir que las fiestas populares sean eso, fiestas.

Claro que el máximo mandatario culé no se ha bajado de su prepotencia y ha continuación de pedir paz ha dicho que esto ha sido sólo un partido en el que un equipo que acababa de regresar de las vacaciones ha ganado a otro que llevaba mucho tiempo preparando la eliminatoria. Hombre, Rosell, estas palabras y otras más provocativas contra la directiva y las culpabilidades no parecen las más apropiadas para generar sosiego. Pero son las cosas del fútbol.

También ha estado acertado Bernd Schuster, ex del Barça y del Madrid, al decir que lo sucedido no es tan grave, si tenemos en cuenta las cosas que se han visto en el mundo del fútbol a lo largo de su historia.

Creo que Schuster ha puesto el dedo en la llaga. Esto ha sido un lance más de este deporte que se ha potenciado con cierto entusiasmo. Es verdad que lo más llamativo de la noche del miércoles fue el maldito dedo, pero no hay que dejar de lado el interés que hay en determinados ambientes por destruir al entrenador del Madrid.

Mourinho es un hombre incómodo que dice lo que piensa y casi todo lo que piensa es cierto y demostrable. Hay quien le tiene muchas ganas. Y ahora con esto del dedo van a por él. Ha cometido el error esperado. El objetivo es el portugués. No hay que olvidar que por criticar actuaciones arbitrales erróneas que se pueden demostrar, le han castigado. Todavía estamos haciéndonos cruces de aquella ‘pseudoqueja’ de Guardiola porque el árbitro de la final de la Copa, mejor dicho el línea, detectó un fuera de juego real. ¿Lo recuerdan? No digo que sea verdad pero pareció que al buenísimo de Guardiola le molestó que acertara.

En fin, que son las cosas del fútbol y Mou está haciendo de este Madrid uno de los mejores equipos del mundo, incluso a la altura del Barcelona, y quien sabe si en algún momento por encima. Y ahí está el problema.

Pero todo esto es una cuestión de comunicación. El Madrid se queja de las provocaciones del Barcelona y será verdad, pero esas provocaciones no tienen imagen y no se pueden detener en el televisor de millones de hogares. El dedo de Mou en el ojo de Tito sí se puede congelar y se han hinchado de hacerlo. Todas las televisiones, incluida Televisión Española que no ha escatimado ni un minuto en recrearse en una imagen que, por cierto, no fue la única que se podría calificar de desgraciada en la noche del miércoles. Repitiéndola una y otra vez se sacia el deseo del Sr. Rosell que ha protestado públicamente contra TVE. Claro como Florentino calla, pues pasa lo que pasa.

Si quieren que les diga la verdad, y con el ánimo de acabar con este culebrón, he echado en falta una rueda de prensa con la presencia de todos los que estaban en el banquillo blanco en el momento en que Guardiola les dijo “sois una banda” y que Tito dijera lo que dicen que dijo. Hubiese estado bien.

A partir de ahora sería bueno aplicar la inteligencia a esas provocaciones, si es que han existido, y no la respuesta tonta que deja en evidencia a los provocados.

 

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Pedro Fernández

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias