miércoles, diciembre 7, 2022

A vueltas con el 15M

Queramos o no desde los primeros pasos del movimiento denominado como 15M la política ha virado. Quizá sea poco pero es el principio de algo. Los indignados han conseguido influir en las preocupaciones de nuestros políticos. Está claro que hay un antes y un después. Sus peticiones, que cada vez están más cerca de ser exigencias, rondan todos los programas en fase de creación para las elecciones generales que están a la vuelta de la esquina, que es lo mismo que decir a la vuelta de las vacaciones.

Desde la aparición en escena de este grupo de presión, los políticos miden un poco más sus decisiones y sus ofertas de futuro. Las noticias que llegan desde los diferentes partidos empiezan a tener un cierto contagio de los deseos de los ciudadanos o, al menos, no se alejan tanto como lo hacían.

Un síntoma muy positivo de esto que decimos es que el nuevo y flamante alcalde de Getafe, el popular Juan Soler, se ha mostrado favorable al matrimonio gay. Que duda cabe que es un acercamiento a lo que significa un gesto de libertad que hasta ahora no se había visto en su partido. Esperanza Aguirre, que no suele perder tiempo en sus decisiones, se mostró favorable a la reforma y modernización de la ley electoral, que buena falta le hace. El Vicepresidente de Madrid. Ignacio González, ha resaltado la contradicción de Tomás Gómez al ofrecer la creación de miles de puestos de trabajo y, paralelamente, reducir el número de trabajadores en su propio entorno. Eso sin entrar en aquella amenaza, aireada por el PSM, de que el PP pretendía privatizar la sanidad que se ha quedado, a la vista de los acontecimientos, en papel mojado. Y hemos visto, también, como el Presidente de la Generalitat Valenciana dimite antes de sentarse en el banquillo. Eso sin olvidarnos de que Rubalcaba nos aseguraba que tenía la fórmula para acabar con el paro y proponernos un contrato con aprendizaje, después de gobernar y no hacer nada positivo en ese sentido.

Está claro que los errores se pueden empezar a pagar y nadie quiere enfrentarse a la opinión pública con una mancha que le puede dejar fuera de sus pretensiones de poder. Es poco pero la voz de la calle empieza a tener su importancia.

Es posible que estemos entrando en un tiempo de cambio en las relaciones entre los políticos y los ciudadanos en el que la propaganda demagógica empiece a estorbar en las pretensiones de los partidos. Un tiempo nuevo, necesario, imprescindible diría yo, para que los políticos se comporten como exigen sus votantes y sus propuestas estén directamente relacionadas con las inquietudes ciudadanas.

Si el 15 M sigue por esa estela sin ponerse al servicio de unos para perjudicar siempre a los mismos y tratar a todos por igual, bienvenido.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Pedro Fernández

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias