martes, noviembre 29, 2022

La liga que viene

Cuando todavía no han dejado de sonar los gritos de apoyo y de protesta por esos cuatro enfrentamientos  protagonizados, la liga pasada entre el Real Madrid y el Barcelona, cuando aún  suenan las algarabías de los seguidos de uno y otro equipo por las victorias y los ruidosos desencantos con las decisiones arbitrales, ya empiezan a escucharse los primeros síntomas de lo que será la liga que se nos vienen encima.

Será una competición marcada por los fichajes que se han convertido en serpientes de verano. Esos que han sido primera página de los diarios deportivos y que han mantenido la tirada y el numero de hojas en unos límites aceptables.

Todavía no lo sabemos, pero es posible que Cesc recupere Barcelona como  vivienda habitual, tal y como es su deseo. Tampoco tenemos la certeza de que Neymar se vista de blanco y que el Real Madrid encuentre en él el delantero centro que Mou pide desde el mes de Noviembre y que se resiste, a pesar de “Manolito”, como le bautizaron en el vestuario, a Adebayor. Nos enteraremos, por fin, del destino de Agüero. Si ficha por los del Bernabeu o no, para desencanto o celebración de los seguidores colchoneros.

Pase lo que pase, nuestro campeonato será uno de los mejores del continente, sino el mejor. Seguro que uno de los nuestros figurará como favorito para disputar a los grandes la Copa de Europa o la Champions, da igual. Seguro que un español estará entre los principales equipos para hacerse con la corona de mejor equipo del viejo continente.

Volverá Messi de su calvario en la Copa de América, de su querida Argentina, donde no hay manera de triunfar, por más que lo intenta. Seguro que echa en falta a Xavi, sus pases a la espalda de los defensas contrarios, la apertura de campo que le proporcionan Alves y Abidal al incorporarse por las bandas y que le permiten viajar hacia el centro del ataque y provocar esas situaciones de peligro que tan fácil le resultan, con esas ayudas, y transformarlas en gol. Volverá Messi con la idea clara de que un equipo no es un jugador. Un concepto que le cuesta mucho aprender a Florentino y compañía, aunque es verdad que poco a poco empiezan a entenderlo.

Volverán Casillas, Ronaldo, Ozil, Marcelo y los nuevos fichajes de todos los equipos con la idea de conquistar tierras catalanas, ese escenario  imposible que ultimamente se ha convertido en inexpugnable. Volverá Higuain con ese sabor de boca que le ha dejado la Copa de América y con la idea de que los madridistas se olviden del Kun, del delantero brasileño y de cualquier otro que puedan fichar el equipo de Florentino que se ha convertido en insaciable y cada año necesita comprar nuevos caprichos sin darse cuenta que no es el talonario sino la constancia la solución a sus problemas.

Volverá la liga española con el deseo de los aficionados de recuperar un poco más de competitividad, extender el liderato a otros que no sean el Madrid o el Barcelona. Que el Atlético de Madrid, el Valencia, el Bilbao y por supuesto el Villarreal intercepten las intenciones bipolares de que la liga sea  cosa de dos. Como ha dicho Emery que el Valencia será un candidato al título lo quieran o no lo quieran esos dos grandes que no tienen por que ser tan grandes o, al menos, no tan superiores al resto. Que sea una liga más competitiva e interesante.

Volverá una liga con una cosa clara, que a la esposa de Jordi Pujol no le gusta la idea de que el Barcelona represente a España internacionalmente. Seguramente coincidirá con otros directivos, jugadores y aficionados de otros muchos equipos.

Estrella Digital respeta y promueve la libertad de prensa y de expresión. Las opiniones de los columnistas son libres y propias y no tienen que ser necesariamente compartidas por la línea editorial del periódico.

Pedro Fernández

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias