sábado, diciembre 10, 2022

Reinventar la izquierda

Algo se mueve en el magma sólido y resignado de la izquierda española. Ciertos dirigentes, que no quieren salir por el momento al escenario, han entendido que un PSOE destagastado y desangrado electoralmente,  maltrecho y sin planteamientos nuevos para cambiar el estado actual de los asuntos económicos, y una Izquierda Unida que se suicida periódicamente víctima del resentimiento histórico, privada además de una representatividad en las instituciones que se corresponda con los votos que recibe, no son fuerzas alternativas suficientes para enfrentarse a la hegemonía del centro derecha. Tampoco las formaciones nacionalistas de izquierda, atadas a sus argumentos insolidarios y egoístas tan ajenos a la solidaridad y el internacionalismo de la clase obrera. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Cuando se asoman a la ventana ven el patio pintado de azul y las gaviotas sobrevolando en el cielo político. La derecha lo tiene muy claro, incluso las derechitas de Cataluña y Euskadi, y entre todas van a desarrollar su programa de de recortes y austeridad sin rubor alguno.

Los ideólogos a los que me refería antes, quieren reinventar la izquierda nacional con programas comunes en los que se proponga al ciudadano una forma distinta de hacer política con ideas nuevas, diferentes a las fórmulas que aplica la derecha. Para tomar las decisiones que se vienen aprobando, y las que están por venir propuestas por Bruselas y el Fondo Monetario, es mejor que gobierne el PP, que siempre las ejecutará mejor que un gobierno socialista que actúa contra natura. No hablan de frentes populares ni de nada parecido, se trataría de unirse bajo la bandera común de proyectos progresistas que atraigan la participación popular, incorporen a los más jóvenes y defiendan en estado del bienestar y los derechos cívicos costosamente alcanzados por los trabajadores de toda Europa. Han entendido que Bruselas no es un ente sino la sede desde la que se dictan las normas que están llevando a la ruina de millones de ciudadanos. Se ve la mano de la banca alemana y francesa y el trasvase de capitales desde los países periféricos de la Unión a las naciones centroeuropeas. Que alguien nos explique cómo van a devolver su deuda soberana con los intereses multimillonarios que van multiplicando la bolsa. Para tanta miseria social en la vieja Europa, paradigma del buen vivir, no parece haber más soluciones que los recortes, y ahí es donde tiene que trabajar la nueva izquierda.

Es evidente que no hay margen para reinventar la nueva izquierda antes de las próximas elecciones generales, y que si no cambian las cosas y no adivino cómo pueden cambiar, el Partido Popular las ganaría holgadamente. Entonces tendrán que desarrollar su medicina para combatir el paro y sanear nuestra economía. Como ya sabemos lo que quiere Bruselas que se haga, no habrá sorpresas. Sin embargo, ya se están sembradas las semillas de una nueva ideología superadora del papanatismo actual. Tendrán que regarlas con dedicación para que no se asusten con el largo y cálido veranos que las espera.

Fernando González

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias