sábado, diciembre 3, 2022

Misión Afganistán

La ministra de Defensa, Carme Chacón, en un gesto tan obligado por el cargo como apropiado ha presidido en Afganistán el funeral por los dos soldados españoles fallecidos en ese país . Con sólo unos días de diferencia las tropas españolas han sido objeto de dos atentados de los talibanes con fatales consecuencias en el de ayer. Cada vez que se produce una desgracia de estas características, la izquierda española –como es el caso de IU y BNG- piden el inmediato regreso a España de las tropas. Lo mismo ocurre con la ultra derecha extraparlamentaria que aprovecha la ocasión –vaya novedad- para culpar a Zapatero.

España, como Estados Unidos,  ya ha anunciado un calendario de retirada del país asiático. Más allá del resultado de las negociaciones con los talibanes, cuesta creer que se hayan cumplido los objetivos por los que comenzó la invasión. Ni la misión de guerra de Washington ni la humanitaria de la OTAN pueden considerarse exitosas, ente otras cosas porque los afganos en general y los talibanes en particular, no encontraron la diferencia.

A estas alturas no procede señalar quien tomó la decisión de que España participara en la misión de Afganistán. Lo cierto es que desde 2001 el compromiso de nuestro país  con la OTAN ha sido firme y constante y ello nos ha costado casi un centenar de muertos. Así lo ha reconocido, al lado del Gobierno, el PP.  

El  mejor modo de honrarlos y respetarlos es haciendo un reconocimiento público de su valor y entrega y no intentando aprovechar su muerte con fines espurios. El trabajo de nuestros soldados responde, por encima de cualquier otra circunstancia, a una vocación.
Por eso, y con el plan de salida ya confeccionado, no se podrá estar ni uno solo día más del último fijado. Pero tampoco salir un día antes.

Editorial Estrella

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias