sábado, diciembre 3, 2022

El «queso party» manchego (II)

La impaciencia es mala consejera. Y en política, la impaciencia, es muy mala consejera. Esto lo sabe casi todo el mundo, y casi todo el mundo que se dedica a la política también lo sabe.  Pero como dijo el torero Rafael “El Gallo” sobre Ortega y Gasset cuando se enteró de que era filósofo y “vivía de pensar”, ¡Hay gente pa tóo!

Y en Castilla-La Mancha hay gente pa tóo y pa tóo la hay. El caso es que hay gente pa tanto que hasta los hay  que no saben ganar. Parecerá mentira pero es tan verdad como que el PP ha perdido los papeles sin todavía haberlos recogido.

Politiquillos populares de medio pelo, como un tal Leandro Esteban cuyos méritos se ignoran, han venido calentando el ambiente sobre el traspaso de poderes desde el mismo  día 23 de Mayo. Desde ese día han proyectado dudas y sombras sobre el gobierno saliente. Han calumniado y esparcido que de las consejerías se sacaban cajas con documentos y papeles para ocultar y destruir.

Jamás en la historia de la Democracia se había dado tal desmesura de acusaciones en un proceso de cambio de gobierno. 

Pero el odio, como el miedo, es libre. Y parece que el miedo y el odio que el PP de Castilla-La Mancha profesa hacia José María Barreda es tan palmario que, sin haber tomado –perdón- asumido el gobierno, ya se muestra acomplejado. En el Partido Popular no se contentan con haber ganado, a través de la calumnia quieren machacar y hundir a Barreda.

De lo contrario no se explica que el número dos de María Dolores de Cospedal, su Secretario General, Vicente Tirado, se haya echado al monte asegurando que  Castilla-La Mancha está “en quiebra total” y que no tiene dinero para pagar la nómina del próximo mes a los 70.000 funcionarios de la autonomía.  

Es puro alarmismo basado en la mala intención y sin tener un solo dato o documentación que avale tan grave acusación. De hecho, hasta el jueves pasado los comisionados del PP no habían pedido información económica, en tanto que en todos los estamentos de la Junta estaban en “espera” para dar el relevo con toda la transparencia que requiere la ocasión.

Lo cierto es que, si tenemos en cuenta la oposición realizada durante la legislatura, tampoco debería sorprender el comportamiento de los populares, que basaron sus estrategias en la crispación y en el insulto, poniendo en evidencia que el único interés era ganar las elecciones a riesgo de poner la política a precio de saldo.

Parece que han logrado ambos objetivos.

Así las cosas, como dicen los manchegos, pintan muy mal… para el PP.

Si sin haber tomado –perdón- asumido el gobierno, siguen haciendo oposición a Barreda es que deben pensar que su victoria ha sido una casualidad.

No es buen inicio y acabarán haciéndose oposición ellos mismos.

El caso es que empezar en el engaño y la calumnia tiene los días contados, aunque sean 1.460 días. 

¡Qué horror, lo que les espera a los castellano-manchegos!


Alfonso García

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias