martes, diciembre 6, 2022

Los barones socialistas se comen el puño (y la rosa)

Los candidatos autonómicos del PSOE en las elecciones del domingo, principales perjudicados, junto a numerosos alcaldes, de la gestión de Gobierno que ha hecho Zapatero en los tres últimos años, se han plegado ante un líder tan acabado como ellos. Hasta Patxi López –promotor de la idea del Congreso Extraordinario- se la ha envainado, por no hablar de José Barreda y Francesc Antich–sin gobierno ambos- y de Fernández Vara –con el gobierno en el aire- u otros líderes regionales socialistas que ni están ni se le esperan.

Con semejante panorama, y Rubalcaba ungido por la mano de un dios menor, ya no cabe más que esperar lo peor para el socialismo. ¿Es este el ejemplo de democracia interna que ha defendido el PSOE frente al “dedazo” de Aznar a Rajoy?

Pues parece que sí e, incluso, con argumentos de sainete. A saber: Chacón renuncia a competir en las Primarias sin antes haber dicho que se presentaba; y a Rubalcaba lo eligen candidato en las mismas circunstancias.

Nadie a estas alturas puede pensar que Zapatero tiene la más mínima ascendencia sobre los barones que, antes y después del 22-M, le obligaron a marcharse. Por eso no se entiende que en la reunión del viernes se hayan tragado otro sapo, y bien gordo, y no hayan exigido lo que la mayoría quería: Congreso.

Se han quedado en una solución insustancial: conferencia política en lugar de congreso, cuyo único propósito es dejar que Zapatero “muera” en paz. Pero mientras él se muere, nos “mata” a los demás e impide la resurrección del partido, imprescindible para España.

Por eso no se entiende la inacción de los barones que, miedosos en el cara a cara con Zapatero, se siguen comido sus palabras y hasta el puño y la rosa. Con lo que debe doler.

Pero es lo que hay.

Editorial Estrella

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias