lunes, diciembre 5, 2022

Campaña, pero no política 2.0

La mejor campaña 2.0 es la que no existe. En la campaña en las redes sociales sobra electoralismo y falta política. “Quien solamente utilice las redes sociales en campaña no será creíble, no contará”, la reflexión de Ernest Benach, ex presidente del Parlament de Catalunya e impulsor del parlamento 2.0, se puede aplicar a los candidatos que inundan Twitter y Facebook estos días. En las entrañas de la partitocracia anidan los enemigos de la política 2.0: las listas cerradas y la maquinaria endogámica y poco participativa partidaria distancia a políticos y ciudadanía. La capacidad de hacer política cercana y con libertad, sin la égida de los aparatos y la disciplina de partido es mínima. Y el ciudadano hiperconectado demanda política directa e inmediata.

Muchos candidatos trabajan más para la maquinaria de los partidos que para los ciudadanos. Esa hipertrofia de la democracia representativa ahoga la vocación 2.0 y condena su presencia en las redes sociales a ser un altavoz más en lugar de la herramienta de una política más abierta, participativa y cercana.

“RT @davidcierco Pozuelo es más, tú decides”. Es el lema de la campaña de David Cierco en Pozuelo (Madrid). El candidato socialista ha querido desarrollar una verdadera campaña 2.0. Su experiencia en la secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y sus credenciales como uno de los padres del Plan Avanza para el desarrollo de internet y las nuevas tecnologías le avalan. Cierco cree en el poder de las redes, pero también sabe de la oportunidad que brindan a los políticos donde los medios de comunicación no son favorables o los candidatos tienen poca visibilidad.

La pregunta reiterada es si las redes ganan votos. Pocos, pero pueden restar unos cuantos si no se está o se usan mal, se muestran las carencias política o de gestión, o el encargo de esta comunicación a sus equipos indigna a los usuarios.

En las elecciones generales de 2008 sólo uno de cada diez ciudadanos siguió la campaña por internet, según datos del CIS. Pocos frente al 75% informados por la televisión o el 37% que la siguieron en los diarios.

En las elecciones norteamericanas de 2010, donde los candidatos son más digitales y la relación directa con su electorado es más estrecha por el sistema electoral, el 58% de los internautas se informaron en internet. Un 22% usaron las redes sociales y para una cuarta parte de los votantes internet fue el medio principal frente a dos tercios que siguieron la campaña en televisión y un 27% en los diarios, según una encuesta de Pew Internet.

Transparencia, cercanía, sinceridad, constancia, pero también libertad e imaginación. Si los políticos quieren aprovechar las redes sociales no deberían pensar sólo en los consejos de sus gurús electorales. Mejor dedicarse a la gente y a hacer política, directa, responsable y con ideas. La herramienta no hace al candidato aunque la propaganda ayude; la política, sí.

Juan Varela

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias