jueves, diciembre 1, 2022

El PP comete el mismo error

Solo hay una cosa peor que tropezar dos veces en la misma piedra: saber que puede ocurrir, ver la piedra por segunda vez y por segunda vez tropezar en ella.  Esto es lo que parece que le puede estar pasando de nuevo al Partido Popular. En las elecciones de 2008 y con la crisis que ya había empezado a dar dentelladas, el PP se obcecó en una estrategia dirigida por el núcleo duro aznarista, Acebes, Zaplana y Michavilla, consistente en hacer oposición con el terrorismo. La virulencia de los ataques fue tal que, lejos de lograr su objetivo, el Gobierno recolectó las simpatías de la mayoría de los ciudadanos y volvió a ganar las elecciones.

Aunque los comicios del mes que viene, son autonómicos y municipales, también es cierto que los populares tratan por todos los medios de hacer de la cita electoral un referéndum contra el gabinete socialista. Hasta ahora les estaba dando resultado pues el argumento utilizado, la maltrecha economía, es sólido y verdadero.

Pero el terrorismo es asunto diferente. Es materia muy sensible y no afecta al bolsillo, como la crisis, sino que nos toca directamente la fibra. Por añadidura, salvo los recalcitrantes de la ultraderecha, las políticas antiterroristas de los gobiernos suelen generar el apoyo de buena parte de los electores. Más, si como ocurrió en 2008 y como está ocurriendo hoy, el principal partido de la oposición lo utiliza como arma electoral a pesar de que la banda ETA está más que nunca contra las cuerdas. Resulta descorazonador escuchar, no tanto a Mayor Oreja, que lo damos por amortizado, sino a la Secretaria General del PP, María Dolores de Cospedal, animando, e incluso exigiendo, que el Gobierno cometa ilegalidades y se salte la ley con las listas de Bildu. La presión que está ejerciendo el Partido Popular al Gobierno en este tema es impropia de quien ha estado en el Ejecutivo y aspira a volver a él, y es que, además, está evidenciando la existencia de graves diferencias de criterio dentro del partido que preside Rajoy. Parece que los ultras del PP, entre los que ya se puede incluir definitivamente a De Cospedal, están ganando la batalla y su demagogia es la que domina los argumentarios. Exactamente igual que hace tres años.

El PP ya cometió el error perdiendo las elecciones y ahora parece empeñado en volver sobre sus pasos. Y lo puede volver a pagar.

Alfonso García

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias