domingo, diciembre 4, 2022

Con amigos así…

El Presidente Obama y Mark Zuckerberg han actualizado su estado en Facebook: mantienen una relación.

«Perdón, estoy algo nervioso», confesaba el fundador de Facebook a los reunidos al inicio de la asamblea del miércoles que montó su empresa con la Casa Blanca. «¡Tenemos aquí al presidente de los Estados Unidos!»

Obama, que ocupó el escenario para atronador aplauso de los usuarios de Facebook presentes, se mostró igualmente mareado por estar utilizando el cuartel general en Palo Alto de la empresa de moda como telón de fondo. «Me llamo Barack Obama, y soy el tío que consiguió que Mark se pusiera americana y corbata», dijo.

«Por segunda vez», informó el joven multimillonario a su plantilla.

Esto es toda la invitación que le hizo falta al presidente para contar batallitas de su colega de 26 años. «Era la primera vez que cenamos juntos y llevó americana y corbata», contaba Obama. «Yo diría que hacia la mitad de la cena, ya sabe, estaba empezando a sudar un poco bastante. Le es muy incómodo. Le ayudé invitándole a quitarse la americana. Y, de hecho, si queréis, nos quitamos las americanas».

«¡Vale!» dijo Zuckerberg, quitándose la chaqueta revelando sus vaqueros.

«¡Uf! Eso está mejor, ¿eh?» botó la pelota Obama.

Zuckerberg se deshacía en elogios: «Esto se te da mucho mejor que a mí».

A Obama le gusta Facebook. Y a Facebook le gusta Obama.

La comparecencia pública de Obama en Palo Alto pone la homologación presidencial a la empresa, una muestra de que, tras su sensacional ascenso, está siendo apoyada por Washington como importante jugador corporativo. A cambio, el visto bueno de Facebook ayuda a Obama a recuperar su brillo entre los electores jóvenes al abrir su campaña a la reelección.

Un sondeo de la Universidad de Harvard dado a conocer el mes pasado concluye que los encuestados entre los 18 y los 29 años de edad dicen preferir votar a Obama que a un Republicano por un margen del 38% frente al 25%. Eso está muy por debajo de los niveles de 2008, cuando se llevó al agua la horquilla demográfica de los 18 a 29 años por 34 puntos porcentuales.

La cinta inspirada en Facebook «La Red Social» se proyectó a bordo del Air Force One mientras Obama volaba a California el miércoles. «Como todos sabemos, hay un gran interés en las redes sociales que se remonta a la primera campaña a la presidencia del presidente», recordó a la prensa destacada a bordo el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney.

Un periodista preguntó si la comparecencia pública en el cuartel de Facebook «podría interpretarse como una iniciativa para promocionar también Facebook».

«Tajantemente no», decía Carney, en una respuesta que tenía en sí misma algo de promoción de Facebook. «Quiero decir, Facebook tiene 500 millones de usuarios… Más gente de la que pueda imaginar».

De esos 500 millones de usuarios, algo menos de 45.000 «asistían» a la asamblea de Obama al inicio programado del acto. La participación puede haberse visto mermada por el requisito de que había que pinchar sobre el botón que rezaba que te «gusta» la Casa Blanca.

«¿Sabe usted que hay que marcar que te ‘gusta’ la página de la Casa Blanca para acceder?» colgaba un usuario en la página de la asamblea. «Tengo problemas para que me guste algo de esta Casa Blanca aparte del hecho de que entonces tiene un registro para decir que ‘nos gusta'».

Pero en la sede de Facebook, no había duda de que Obama cae bien. «Puesto que es una de las personas más populares de Facebook con 19 millones de ‘gusta’, es como si volviera a casa», decía Sheryl Sandberg, gerente de operaciones en Facebook. «Así que bienvenido a casa, Señor Presidente».

Sanberg añadió, en broma: «Hasta tratándose de Facebook, con el presidente no se juega».

Esa norma de no meterse fue escrupulosamente respetada. Entre las preguntas enviadas con motivo de la sesión estaba «Señor Presidente, ¿por qué odia tanto a los estadounidenses?» o «Enseñe su partida de nacimiento». Pero Zuckerberg eligió preguntas más tibias, la mayoría de las cuales eran preguntas melosas de empleados de Facebook que enlazaban con pies presidenciales de aplauso.

Cuando Obama advirtió de que las rentas altas iban a tener que pagar más dentro de sus presupuestos, su anfitrión suscribió la idea. «Eso me encanta», dijo Zuckerberg.

Tras dar lectura a una pregunta sobre educación, Zuckerberg añadía su propia intervención: «Me parece que lo del programa Race to the Top que habéis montado para reformar la educación intermedia es una de las cosas más infravaloradas e importantes que ha hecho tu administración».

En su intervención de despedida, Obama mostraba más admiración hacia Facebook cuando hablaba de los beneficios excesivos de las petroleras. «A ninguna le está yendo mejor que a Shell o a estas otras empresas», decía. «Bueno, tal vez a Facebook un poco mejor».

«Es todo un honor», decía el joven multimillonario al acabar Obama.

«Lo hemos pasado muy bien», decía Obama a su amigo en Facebook.

Zuckerberg regalaba a Obama una sudadera de Facebook con capucha – «por si alguien, por la razón que sea, quiere vestir igual que yo».

Suena a que hay en marcha otra actualización del estado de la pareja.

Dana Milbank

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias