sábado, diciembre 3, 2022

María José Campanario

Me cae bien María José Campanario, la mujer del torero Jesulín de Ubrique. Y me cae bien porque no debe ser fácil luchar contra el poderío de un medio de comunicación  como Tele5 y no salir gravemente tocado. Y menos, cuando esa televisión decidió hacer caja a costa del show barriobajero de una llamada “princesa del pueblo”, cuyo mayor mérito ha sido acostarse con el torero y tener con él una hija.

María José ha sido una especie de muñeco de pim-pam-pum del programa Sálvame al que había que golpear cuando la audiencia bajaba una décima en el share. Lo nunca visto. Aunque debo decir que, frente a los exabruptos y los montajes de Belén Esteban, La Campanario ha mantenido un saber estar digno de encomio.

Ahora, la fiscalía acusa a María José de estar implicada en una trama de corrupción en la que están acusadas otras 20 personas, entre ellas el ex jefe de policía de Ubrique.

Desconozco si es culpable o no, aunque respeto la presunción de inocencia. Y más sabiendo que la Campanario ha rechazado un acuerdo con el fiscal para declararse culpable y reducir así la pena porque insiste en que es inocente.

Lo que me cabrea es que algunos programas de esa cadena e, incluso, otras televisiones, ya la hayan condenado tácitamente, como ya viene siendo habitual en España, por otra parte. Todo por la audiencia aunque sea despellejando a la mujer y atropellando sus derechos constitucionales.

Pinocchio

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias