sábado, noviembre 26, 2022

Un mejunje en los estados

Aquí en Washington, el debate de la inmigración está en punto muerto. Pero en Kansas se ha producido un avance.

Este llamativo logro se alcanzaba esta semana durante una reunión del Comité de Asignaciones de la Cámara del estado para tratar las iniciativas para controlar la población de cerdos salvajes en Kansas utilizando helicópteros. El congresista Republicano Virgil Peck tuvo de repente una idea. «Me parece a mí que si abatir a estos cerdos salvajes para obligarlos a emigrar funciona» comentaba, según una grabación colgada en la red por el Lawrence Journal-World, «tal vez hayamos encontrado un clavo para sacar nuestro otro clavo de la inmigración ilegal».

¡Brillante! ¡Disparar a inmigrantes desde helicópteros de combate! ¿Por qué no se les ocurrió eso en el Congreso?

La idea de Peck tiene cientos de problemas logísticos, incluyendo el hecho de que Kansas no es un estado fronterizo. Pero tal vez Oklahoma y Texas concedan licencias de uso de su espacio aéreo para aparatos cazadores de inmigrantes.

Peck, secretario de la formación Republicana en la Cámara del estado, sugería más tarde que su ocurrencia era una broma, aunque también se defendía: «Hablaba solamente a título personal de individuo sureño de Kansas».

Kansas se sorprenderá al saber que la idea de abatir inmigrantes fue ofrecida en su nombre, pero sus habitantes no serán los únicos estadounidenses en recibir noticias desagradables de los legisladores del estado que muchos del movimiento fiscal han llevado al poder.

Cuando Louis Brandeis llamó a las legislaturas del estado «laboratorios de democracia», no se habría imaginado las curiosas fórmulas que los alquimistas del movimiento fiscal estarían manejando en 2011, incluyendo: un anteproyecto recién tramitado por la Legislatura de Utah que obliga al estado a reconocer el oro y la plata como divisas de curso legal; un proyecto de ley en Montana que declara el calentamiento global «benéfico para el bienestar y el clima empresarial de Montana»; un plan en Georgia para anular los permisos de conducir porque extender permisos de conducción vulnera «el derecho inalienable» a conducir; la legislación de Dakota del Sur que obliga a todos los adultos a comprar un arma; y la iniciativa de la Legislatura de Kentucky que alumbra «un estado reserva» para las explotaciones de carbón, protegidas del reglamento medioambiental.

Los caprichos de los legisladores del movimiento fiscal en Washington se han visto templados por el Presidente Obama y los Demócratas del Senado, pero también por los líderes Republicanos de la Cámara que no quieren que la formación cobre reputación de tarada. Pero estos contrapesos a menudo no existen en los capitolios de los estados. Aunque muchos de los anteproyectos nunca llegarán a ley, la proliferación de legislaciones exóticas proporciona a los estadounidenses un primer contacto con el aspecto que tendría un gobierno del movimiento fiscal.

La tentativa del Gobernador de Wisconsin Scott Walker por privar a los sindicatos de funcionarios de sus competencias ha ganado atención nacional, igual que las iniciativas de varios estados por imitar las medidas represoras de la inmigración en Arizona. Arizona, por su parte, se ponía con un intento de garantizar su autoridad para revocar una ley federal; la última vez que eso se intentó, sufrimos la Guerra Civil.

Menos conocido es lo que está pasando en Montana. Los legisladores allí han presentado varios anteproyectos que revocan leyes federales, incluyendo la reforma sanitaria, la Ley de Especies Amenazadas, las leyes de control de armas y las leyes de seguridad alimentaria. Bajo una propuesta legislativa, los agentes del FBI no podrían trabajar en el estado sin el permiso de los comisarios del condado. Los legisladores también estudian una resolución propuesta que insta al Congreso a poner fin a su presencia en las Naciones Unidas.

Una ley «de nacimiento», parecida a las propuestas de varios estados más, obliga a que los candidatos presidenciales, hablan de usted, Obama, aporten partidas de nacimiento que puedan cotejar las autoridades estatales. Montana también se ha unido a la corriente en muchos estados para restaurar el patrón oro, y un comité de la Cámara en Montana aprobaba una legislación que invalida las leyes municipales contra la discriminación de los homosexuales.

Luego está el anteproyecto 278, que regula la creación de milicias armadas ciudadanas conocidas como «patrullas nacionales». Con la patrulla nacional movilizada, Obama ya no tendrá miedo o una invasión canadiense. Y mientras Montana repele a los bárbaros de Alberta, New Hampshire contempla la creación de una «fuerza de defensa» estatal para protegerse de los merodeadores de Quebec.

Algunas de las propuestas son siniestras: Dakota del Sur considera justificado el homicidio si el asesino trata de impedir el daño a un no nato.

Las hay ridículas: Wyoming, tras Oklahoma, quiere prohibir la sharia incluso si la población de 200 y pico musulmanes del estado no podría plantear una gran amenaza de ley islámica.

Las hay maliciosas: Iowa permitiría a los empresarios negarse a proporcionar bienes y servicios a los homosexuales casados.

Algunas son bastante inofensivas: Arizona inició el trámite para convertir el revólver de tambor Colt 45 en el arma oficial del estado y crear una matrícula del movimiento fiscal.

Y las hay simplemente idiotas: Un anteproyecto en Georgia exige sólo monedas de oro y plata «pre-1965» para extinguir la deuda del estado.

Incluso si el movimiento fiscal la saca adelante en la Legislatura, no será fácil impedir a los residentes de Georgia utilizar sus billetes, en principio. Pero la implantación sin duda se extenderá una vez que el estado llame a esos helicópteros de combate de Kansas.

Dana Milbank

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias