viernes, diciembre 2, 2022

Yo, José Blanco

“Yo diseño la campaña y la diseño para ganar”. Con esta frase, José Blanco ha vuelto por sus fueros. Después de un tiempo un tanto silencioso dejando que Marcelino Iglesias se familiarizase en su cargo de secretario de organización  del PSOE y viendo como Alfredo Pérez Rubalcaba ocupaba todo el espacio, José Blanco vuelve a estar en primera línea al afirmar, en un alarde de autoridad que sin duda tiene, que ha sido él quien ha tomado la decisión de suspender el acto de Vistalegre previsto desde hace tres meses para el próximo 3 de Abril.

José Blanco no tiene un pelo de tonto. En estos años ha aprendido mucho de táctica y de estrategia y además tiene mando en plaza. Cuando alguien no le convence, ese alguien ya se puede dar por sentenciado porque tarde o temprano acaba cayendo. Y así, con este bagaje vuelve a la primera fila adoptando una decisión que bien sabia él iba a hacer correr ríos de tinta. Los cálculos o razones para tomar una decisión del calado político y mediático como es la de suspender un acto que significa para el imaginario socialista algo más que un acto meramente electoral han tenido que ser poderosos.

En sus reflexiones Blanco ha debido concluir que tenía más riesgo celebrarlo que dejar que se destapen todas las hipótesis, que tengamos que ver cómo los barones —Fernández Vara, Tomás Gómez y otros— hacen el papelón de decir que bien, que además se ahorra y que se trata de quitar una baza al PP que lo único que quiere es hacer de las municipales una primera vuelta de las generales y que se instale ya sin remedio la percepción de que Zapatero es un activo agotado. A barones y no barones a lo mejor les parece estupendo que el tal mitin se suspenda, pero la perplejidad por la decisión tomada no la han podido disimular. Un conspicuo socialista diría a esta periodista “esto es el andamio que tiembla”…

A la espera de que Blanco desvele el conjunto de la estrategia electoral del PSOE para que todos entendamos la suspensión del mitin de Vistalegre, lo cierto es que nada ni nadie puede evitar que el no mitin se lea, por un lado, en clave sucesoria y por otro en clave de una indiscutible dosis de improvisación. Si alguien se empapa de encuestas es José Blanco y si alguien había diseñado el acto del día 3 de Abril era también José Blanco. ¿Qué ha ocurrido? Para acabar el juego Zapatero se volvió a reunir a solas con José Bono. Lo hizo en el Congreso. A ciencia y conciencia. Luego dirán que somos nosotros, los periodistas, los que especulamos. Entre unos y otros nos lo ponen en bandeja de manera que la culpa de tanto ruido no es nuestra, sino de ellos que de vez en cuando les gusta sacar la trompetería. ¿De qué van?

Charo Zarzalejos

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias