martes, febrero 7, 2023

Acorralados sin salida

No te pierdas...

“Cantos de serpiente”. Así es como se ha referido el líder del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti, para restar credibilidad al anuncio de la izquierda abertzale de montar un nuevo partido con estatutos ad hoc para las próximas elecciones municipales. No ha sido el único que se ha manifestado en ese sentido.

En ESTRELLA DIGITAL puede leer las intervenciones de Íñigo Iruín y Rufi Etxeberría así como las diferentes opiniones y reacciones políticas que ha suscitado la noticia entre los partidos democráticos y, de modo especial, las que han llegado del PSOE y PP. Superada la crisis de la primera legislatura de Zapatero en materia de lucha antiterrorista entre los dos principales partidos hasta que llegaron a la conclusión de que el enemigo común es ETA, el limbo jurídico y político de Batasuna y los movimientos que recientemente han realizado los independentistas, parecen haber sembrado la discrepancia entre socialistas y populares al menos en las formas. Y mejor que nos quedemos en discrepancia y no lleguemos a anotar división, porque eso, al fin y al cabo, es lo que han pretendido siempre las diferentes caras que ha presentado Batasuna.

Es cierto que el paso dado resultaba impensable hace unos meses: “La Izquierda Abertzale rechaza y se opone al uso de la violencia, o la amenaza de su utilización, para el logro de objetivos políticos y, eso incluye la violencia de ETA, si la hubiera, en cualquiera de sus manifestaciones”.

¿Pero es suficiente?

Parece que no. Y no lo es desde el mismo instante en que no exigen a ETA que se disuelva inmediatamente y cuando siguen sin condenar los crímenes cometidos por la banda terrorista.

Los tribunales deberán decidir si cumplen o no con las exigencias democráticas, pero entre tanto ya han sembrado la duda. Los partidos nacionalistas parlamentarios creerán las nuevas intenciones y muchos miembros del PSE también. Por ello es deseable que PSOE y PP marquen el mismo paso, por mucho que en las últimas horas hayan incurrido en contradicciones.

Y no debemos olvidar que si la nueva cara de Batasuna ha movido ficha es porque no le quedaba otra salida. Sin ningún atisbo de generosidad, tampoco cabía esperarla, se ha limitado a ajustarse a lo que marca la ley, quizás, para burlarla.

Editorial Estrella

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -