lunes, febrero 6, 2023

Acuerdo social, acuerdo político

No te pierdas...

Este miércoles se firma el nuevo acuerdo social contra la crisis que contempla la reforma de pensiones, la negociación colectiva y las políticas activas de empleo. Lo firmarán los líderes sindicales, Méndez y Toxo y el nuevo presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell. Las negociaciones han contado con la participación de los ministros Gómez y Sebastián y, de forma singular, con la presencia del presidente del Gobierno que ha intervenido de forma directa en el último tramo de la negociación.

El presidente Zapatero ha insistido en la trascendencia de este acuerdo, equiparándolo con los Pactos de la Moncloa, y ha recalcado que es un instrumento imprescindible para acelerar las reformas que nuestro sistema necesita, y así abordar la resolución de la crisis.

Acierta el Presidente del Gobierno cuando destaca la importancia de los acuerdos y acierta cuando es capaz de llevarlos a término, pero olvida, no sabemos si consciente o inconscientemente, el trascendental papel que tuvo la transversalidad política en la firma de los Pactos de la Moncloa, y que éstos contaron con el respaldo de todo el arco ideológico de nuestro sistema político. Si de verdad nos encontráramos ante la reedición de aquel acontecimiento, bien hubiera hecho el presidente en facilitar un entendimiento claro con el principal partido de la oposición, que hasta ahora ha asistido como testigo distante del largo proceso de diálogo.

España necesita reformas y certidumbres. Necesita estabilidad y continuidad en las políticas económicas que garanticen el retorno de la confianza de inversores y la tranquilidad de los mercados. España necesita consensos como los que presidieron la Transición, no sólo en los Pactos de la Moncloa, también en el debate constitucional y en aquellos desarrollos legislativos que en su día dieron lugar a los llamados Pactos de Estado, en asuntos como la lucha antiterrorista o la política exterior.

Dentro de un año los españoles seremos llamados a las urnas y tendremos la ocasión de decidir quién queremos que gobierne nuestro país en los siguientes cuatro años, que serán decisivos para resolver definitivamente la crisis. Mariano Rajoy ha anunciado que cuando llegue al poder –lo que es más que previsible a día de hoy- resolverá la situación económica en dos años. Le avala la gestión del anterior gobierno del PP ante la crisis de los 90, la certeza de que nos hallamos ante los últimos coletazos de la crisis y que tras los bandazos del Partido Socialista, el PP ofrece una imagen sólida con solvencia para hacerse cargo de una situación heredada que difícilmente podría haberse gestionado peor.

Para llegar a esa cita electoral impulsando nuestra economía con suficiencia, serán necesarios acuerdos como el que hoy se firma pero con alcance parlamentario, y fundamentalmente entre los partidos que se alternan en el gobierno. La dimensión de ese acuerdo deberá contar con las necesarias reformas que deberán desarrollar Ayuntamientos y Comunidades Autónomas para resolver déficits exagerados y políticas de gasto injustificables en un periodo como en el que estamos. Ese consenso político entre partidos políticos rubricará lo que gobierno y agentes sociales hoy firman. Y despejará el camino para la necesaria recuperación de la confianza, tan dañada en los últimos tiempos.

Editorial Estrella

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -