martes, febrero 7, 2023

Metalenguaje

No te pierdas...

¿Tiene un aval del PSOE y del Gobierno Jesús Eguiguren, o habla por libre?  La pregunta tiene sentido a la vista del metalenguaje que proyecta entre sus correligionarios. 

Tras el terminante juicio sobre el comunicado expresado por el presidente del Gobierno -“Sólo esperamos su disolución. No habrá diálogo”-, y la postura inequívoca del Vicepresidente y Ministro del Interior al exigir un final irreversible y definitivo, llegan las matizaciones. Dice Rubalcaba que reconoce “esfuerzos” en Batasuna y adopta una actitud pedagógica para recomendarle que “tiene que mejorar”. Una postura más condescendiente que la empleada la víspera. El lehendakari López había combinado la firmeza con la duda: rechazó “tutelas criminales” pero deslizó que era “un pequeño paso” hacia la esperanza.

Nadie mejor que los políticos para dosificar sus mensajes. Y los matices no dejarían de ser la hojarasca del huracán declarativo si no hubiera antecedentes de las palabras confusas que dieron lugar al proceso de negociación con ETA en el año 2006.

Si uno cree en la palabra del Gobierno, el lenguaje de Eguiguren dista de ser inteligible, más bien se presta a la confusión.  En su reconocido papel de analista de ese mundo, entiende que la respuesta del Ejecutivo al comunicado de ETA “es la que puede hacer en este momento teniendo en cuenta el texto, la opinión pública, la oposición y la experiencia anterior, pero (el Gobierno)  ha dicho que está más tranquilo. Es un paso adelante”.  Sugiere, pues, una cierta ambigüedad. Sostiene el dirigente socialista vasco que la legalización de Batasuna y la reagrupación de los presos en tres o cuatro cárceles “vendría bien para que esto fuera por buen camino”.

Dice Rubalcaba que “es partidario” de cumplir la ley, y que el Supremo, el Constitucional y el Tribunal de Estrasburgo dijeron que Batasuna debía ser declarada ilegal por que era parte de ETA. Y es ahí donde dice que Batasuna “tiene que mejorar”.  Es probable que sea “lo que puede decir en este momento”, según la tesis de Eguiguren.

Medios abertzales mostraban su decepción por la valoración del Gobierno que esperaban, no obstante, fuera modificándose con el paso de los días, y la detención de dos etarras después del comunicado evoca la antigua estrategia socialista del “palo y la zanahoria”.

Reina la confusión. Eguiguren augura un nuevo comunicado –también lo ha hecho la ilegalizada Batasuna- si bien podría no resultar decisivo, pues ya vaticinó el presidente del PSE que el final de la banda no vendría con trompetas, sino como cuando la nieve se ha ido que nadie sabe cuándo ha sido.

Chelo Aparicio

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -