jueves, diciembre 1, 2022

La confesión de Felipe

No cabe decir que sus declaraciones se hayan sacado de contexto, ni que el periodista, en este caso Juan José Millás, no haya jugado limpio. La confesión de Felipe mostrando, después de más de veinte años, sus dudas sobre si hizo bien o no al rechazar la posibilidad de volar por los aires a la cúpula de ETA, es una confesión hecha a ciencia y conciencia y de manera absolutamente voluntaria. Nadie, ni siquiera el entrevistador, le planteó directamente esta cuestión, de manera que el expresidente de Gobierno lo ha dicho porque quería decirlo.

Cuesta creer que no calculara los efectos secundarios de semejantes palabras porque demostrado está que Felipe González si de algo sabe es de política y del valor de la palabra. ¿Por qué lo ha hecho? ¿Por qué ha abierto la verja del jardín de la guerra sucia? No estaba en la agenda del portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ni en la del Partido Popular y ni mucho menos en la de Marcelino Iglesias, número tres del PSOE, encontrarse con semejante asunto. Para el Ejecutivo es una situación “antipática”, según uno de sus miembros, y para el Partido Popular una oportunidad para, por vía indirecta, criticar a Rubalcaba con el asunto de los GAL. Rubalcaba ha dicho que es de los que “quiere” a Felipe González, Marcelino Iglesias ha salido por donde ha podido y González Pons ha entrado en tromba. Mirar para atrás para sacar a pasear a los GAL, la guerra de Irak y algunos otros desmanes es ir a contrapelo de la mayoría, más interesada y preocupada por su presente y su futuro. ¿Por qué lo ha contado Felipe González?

A estas alturas el expresidente de Gobierno debería tener resuelta la duda sobre si hizo bien o mal. No hay lugar a la duda por mucho daño que hiciera—y lo hizo—aquella dirección de ETA. Hizo bien porque un presidente de Gobierno sólo debe atenerse a la ley. La guerra sucia siempre es sucia. Sentada esta premisa, lo cierto es que el PSOE no perdió las elecciones por el GAL. Fue la corrupción la que se llevó por delante a toda una generación de socialistas.

Como es fácil aventurar lo que van a decir unos y otros y como todo es muy efímero, la confesión de Felipe tendrá un escaso recorrido. Pero ¿por qué Felipe se ha confesado?

Charo Zarzalejos

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias