viernes, diciembre 2, 2022

La palmadita de victoria de Fox News

John Boehner, Haley Barbour y los demás Republicanos celebraron una «sesión de resultados» en el Grand Hyatt del centro de Washington. Para la verdadera fiesta de victoria del partido, había que ir a Fox News.

En la cadena de televisión por cable de Rupert Murdoch, la entidad que dio a luz y alimentó al movimiento de protesta fiscal, las elecciones ponían el colofón a dos años de trabajo duro para tumbar a Barack Obama – y fue momento de una celebración en directo del trabajo bien hecho.

«Es un terremoto», decía exultante la propia Sarah Palin de Fox al conocer la nada inesperada noticia de que los Republicanos se hacían con el control de la Cámara. «Es algo estupendo».

«Es un castigo merecido», aportaba el colaborador de Fox News (y columnista del Washington Post) Charles Krauthammer.

«Yo tengo una palabra», decía Sean Hannity. «Histórico».

Y Chris Wallace buscaba las palabras. «Gigantesco — no un vuelco electoral sino un maremoto electoral», evaluaba.

Esta porra el último día de las elecciones de 2010 era de esperar. Murdoch y News Corp. dieron el inusual paso de donar 1,25 millones de dólares a la Asociación de Gobernadores Republicanos y otro millón a la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, que lideró los esfuerzos por derrotar a los Demócratas. Según una crónica del colectivo de izquierdas Media Matters, nada menos que 20 figuras de Fox News han apoyado, celebrado actos de recaudación de fondos o hecho campaña por candidatos o grupos Republicanos en más de 600 casos en 47 estados.

Los posibles candidatos presidenciales Republicanos Palin y Mike Huckabee son colaboradores de Fox News — un maridaje entre periodismo y política que será más difícil a la cadena ahora que los Republicanos han ganado poder y se preparan para la próxima campaña presidencial. Pero dejemos esos temores para otro momento; el día de las elecciones, es momento de una palmadita de victoria.

«Un montón de estadounidenses vienen anticipando este día», decía a su audiencia Glenn Beck, reivindicando sus propios esfuerzos «monumentales» por movilizar al movimiento fiscal y «las cosas sorprendentes» que produjo.

La narrativa no aguantó tanto como esperaba el equipo de Fox News. Algunos favoritos del movimiento fiscal perdieron a lo grande, al tiempo que algunas figuras de la institución Republicana lograban triunfos con facilidad. Las encuestas a pie de urna indican que la mayoría fue indiferente o contraria al movimiento fiscal, al tiempo que el número de votantes partidarios de derogar la reforma sanitaria es comparable a la cifra que dice que la ley debe ser conservada o incluso ampliada.

Pero hasta en los casos en los que las cifras no favorecen a los Republicanos, los optimistas corresponsales de la Fox encontraban motivos de celebración. Trace Gallagher, informando desde los comicios al Senado en California, decía: «Las cifras parecen favorecer al legislador titular, Bárbara Boxer, senadora de tres legislaturas, pero la tónica aquí en California… parece decantarse realmente por Carly Fiorina».

Entrevistando a la candidata Republicana al Senado por Nevada Sharron Angle la noche del lunes, Hannity se deshacía en halagos: «Me parece que hay un montón de conservadores igual que yo aguardando un anuncio mañana» de que Angle había derrotado al secretario de la mayoría Harry Reid.

Pero la cosa no fue igual de bien que esperaba Hannity. En un momento dado, Bill O’Reilly dio la mala noticia: «Los Republicanos no van a ganar el Senado esta noche».

Mientras Megyn Kelly anunciaba en Fox que un senador Demócrata, del que se esperaba fuera derrotado a lo grande, iba «demasiado empatado», comentaba: «Es, uh, una información interesante». Cuando el Representante Barney Frank, D-Mass, del que los tertulianos de la Fox dijeron corría peligro, se alzaba con una victoria fácil, Kelly comentaba: «Lamentablemente».

Siendo justos, Fox sentaba a un Demócrata nominal, el experto en encuestas Doug Schoen. «Se trata de un rechazo tajante al Partido Demócrata», proclamaba.

Pero para la Fox, que hace mucho que rechazó al Partido Demócrata, no era la última hora. El Beck de Fox reivindicaba el mérito de la victoria antes de abrirse las urnas, cuando llegaba al plató de «Fox & Friends» a las siete de la mañana con un jersey negro paramilitar. Lo llamó «el colofón» de lo comenzado hace dos años. «Trataba de convencer a la gente: no estáis solos. No estáis solos», decía.

Desde luego que no. Fox News estaba con ellos.

Dana Milbank

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias