miércoles, diciembre 7, 2022

Cumbre rioplatense

Con una agenda de 27 puntos se reunieron en la casa de campo presidencial, Anchorena, a 30 kilómetros de Colonia, el presidente José Mujica y la mandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner, la semana que pasó. Lo hicieron con participación de numerosos ministros de ambos gobiernos. Formalmente, entonces, iniciaron las conversaciones tras el fallo de la Corte Internacional de La Haya sobre la fábrica de celulosa Botnia (hoy UPM), en Fray Bentos, sobre los planes de monitoreo conjunto (de acuerdo al fallo del Tribunal) y sobre el corte de puentes en el río Uruguay por piqueteros argentinos.

Finalmente, sólo se consideraron ocho temas de aquella agenda. Ambos gobiernos decidieron tomarse sesenta días para delinear el monitoreo del río Uruguay a través de la CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay), para la prevención de la contaminación, pues Argentina planteó además su interés de realizar análisis conjuntos dentro de la planta de Botnia y el Uruguay no comparte esta posición por razones de soberanía. Ambos cancilleres comenzarán a buscar caminos de encuentro. Tampoco se avanzó en el asunto de los puentes. El presidente Mujica entiende (con los pies en la tierra) que el Gobierno de la Argentina tendrá que “madurar consensos para que desaparezca el piquete”. El bloqueo del puente frente a la planta, que lleva años, ha movilizado nuevamente a los piqueteros argentinos, que aspiran a que la fábrica de celulosa se traslade a otro sitio, lo que deslindó totalmente la Corte de La Haya. (Ha trascendido, dicho sea de paso, que Botnia considera instalar una fábrica semejante del lado argentino, lo cual, en definitiva, traería acaso una solución al problema, aunque este hecho es muy reciente). Por cierto, no ayudaron demasiado las manifestaciones de la mandataria argentina cuando dijo que en su país “no hay ningún condenado por cortes, cualquiera sea el corte”, aunque cabe mencionar que también dijo que: «Sabemos que la represión no es la solución, no está en nuestro ADN, ni en nuestra identidad política». A su lado, el presidente del Uruguay señaló una vez más la necesidad de que los argentinos deben “madurar consensos para que el piquete desaparezca”.

Hubo avances concretos, y se firmaron acuerdos, en temas de Defensa, salud, comercio y educación. Se concretaron trabajos de capacitación conjunta en ejercicios militares y de la industria de la defensa; se amplió un convenio para trasplante de órganos para no residentes; se decidió la instalación de una comisión para estudio de reválidas de títulos universitarios y formación docente y se creará otra para los temas comerciales de ambos países.

De la Cumbre se retiraron conformes los argentinos y esperanzados los uruguayos. Por ahora todo sigue incambiado, hasta dentro de dos meses. El resultado fue bastante magro. A seguir esperando, pues.

Rubén Loza Aguerrebere

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias