martes, noviembre 29, 2022

La Pasión, según Jaume Matas

Jaume Matas tiene hasta el 7 de abril para depositar una fianza de tres millones de euros ante el juez del caso ‘Palma-Arena’. La primera penitencia que le ha impuesto José Castro ha costado al ex presidente balear el pasaporte, una obligación de dar la cara cada 15 días y poner sobre la mesa tres millones de euros. Un castigo para abrir boca porque es sospechoso de pecar de malversación, prevaricación y hasta 11 delitos más que lo pueden llevar a la cárcel durante 24 años.

Descartado que pague la fianza en billetes como los que utilizaban él y su mujer para sus compras, será interesante ver de dónde saca el dinero. El juez Castro no está dispuesto a que le tomen el pelo. Ya ha calado al que fuera un poderoso barón y el preferido de Mariano Rajoy junto a Francisco Camps y Alberto Núñez-Feijóo. Ha visto clara «la farsa orquestada para engañar a los pobres mortales» y él no será uno de ellos.

Mientras Unió Mallorquina se hunde en su propio lodo y Francesc Antich hace equilibrios para gobernar sin la princesa Mª Antonia Munar, los líderes del PP nacional miran para otro lado. Los que asistimos al mitin de Rajoy y Matas para inaugurar el faraónico velódromo, recordamos la espectacularidad del acto. Como las grandes convenciones estadounidenses. Con globos, banderitas, cañones de luz, vídeos apabullantes y actuaciones. La música de fondo era muy adecuada: la de Piratas del Caribe. Fue una ostentación de nuevo rico pero nadie podía imaginarse aún que Matas, familia y compañía se estaban enriqueciendo a tanta velocidad. Su construcción fue como la de El Escorial y por el camino se pudieron desviar hasta 50 millones de euros. Ése debe ser el mayor récord que ha visto ese velódromo Palma-Arena.

Rajoy se limita a encogerse de hombros y desea a Matas que demuestre su inocencia «si puede». También dice que será «implacable» en la lucha contra la corrupción. En lenguaje marianista eso significa que se busque la vida. Pero para alejarse de alguien que ha estado tan cerca de uno y para ser implacable hay que echarlo antes de que pida la baja «temporal». ¿Es que piensa volver? Tiene toda la pinta de que para él no va a haber domingo de resurrección.

Luz Sanchis

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias