martes, diciembre 6, 2022

Coches eléctricos

El ministro Sebastián, ministro de Industria a la sazón, está promocionando los coches eléctricos. Espero que lo consiga.

Como lo haga, olvidaré cualquier error anterior que pudiera haber cometido en su vida, especialmente la extrañísima campaña que realizó para intentar ser alcalde de Madrid.

Estamos comentando algo muy serio: los coches eléctricos. Para un servidor es materializar una de las fantasías más queridas de su infancia. Ya que supongo estamos hablando de lo mismo.

En mi mente aparecen unos coches biplaza, numerados, descapotables, con gruesos y viejos neumáticos que protegen la parte inferior de su carrocería compacta y bicolor, a la cual no puedo definir como estilizada.

Con sólo un pedal que cumple la honorable función de acelerar y el freno en el propio volante. En dicho volante, como un símil de los modernos «fórmulas uno» que albergan más funciones, se sitúa la marcha atrás mediante hábiles y enérgicos volantazos que permiten una pausa maravillosa y un giro posterior que puede llegar al infinito.

En mi deseo de ayudar en esta noble misión, quiero recordar que existen dos métodos para rentabilizar esta iniciativa. Ya sé que el arte no tiene precio y tratándose de algo tan espectacular no debería descender a estos detalles. Pero bueno, estamos en tiempos difíciles y hay que estudiar todos los matices.

En mi época existieron dos fórmulas muy sencillas: la más moderna eran unas fichas que se introducían en una ranura y que podrían ser vendidas en estancos, ya que se están quedando sin negocio. La otra, que era la primitiva, es la utilización de personal especializado que con gran agilidad se desplazaría entre los distintos coches, a guisa de gondoleros, recabando unos sucios «vales» que también podrían y deberían ser comercializados en las Expendedurías.

Este último método permite además poner publicidad en los «vales» y aliviaría en alguna medida el paro.

Todos son ventajas. Yo ya me veo circulando por la Castellana, desde Colón hasta los cuatro rascacielos, observando el panorama y aparcando brevemente para invitar a alguna señorita, o señora, a compartir este paseo tan emocionante.

Ministro, por favor: coches eléctricos, ya.

Paco Fochs

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias