lunes, febrero 6, 2023

‘In memoriam’

No te pierdas...

Los nombres de las 192 víctimas mortales de los atentados terroristas del 11-M serán pronunciados uno a uno este jueves, sexto aniversario de la matanza, en el Bosque de los Ausentes, el monumento alzado en Atocha y las demás estaciones en las que explotaron los trenes, donde se honrará también a los casi 2.000 heridos de aquella mañana infernal. El Rey recibe en Audiencia a los representantes de las tres principales asociaciones.

Habrá después otro instante para el silencio solemne en el Congreso de los Diputados, al término del pleno, con el que se aplazará la acción política, las polémicas y los cálculos. El homenaje en las Cortes Generales aglutinará a los presidentes del Congreso y Senado y a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

El sobrecogimiento será el contraste del ruido. El de sí o no a los planes de pensiones, el de las cifras del déficit del 2009 -que igual no son tan malas, apunta Salgado-, el de un nuevo sector de la construcción que sea «bueno», el del ‘Faisán’, la independencia judicial, Garzón, Venezuela, la evocación del consenso y otros. Sí habrá un hueco en ese silencio por las víctimas del fanatismo para Orlando Zapata, que será honrado este 11 de marzo en el Parlamento europeo, y para nuestros compatriotas aún secuestrados por Al Qaeda, Roque Pascual y Albert Vilanta, una vez en casa, felizmente a salvo, la cooperante Alicia Gámez.

Ante el recuerdo de ese dolor, las necesarias polémicas devienen en máscaras. Los allegados de las víctimas del terrorismo siguen viviendo, y preguntándose sobre el brutal ataque en una inmensa desolación. Que sigan investigándose todos los aspectos del crimen no puede ofender a nadie, bien al contrario, instemos para que resplandezca la verdad si es que aún quedan interrogantes. Sea en su memoria, en la de aquellos que no pudieron administrar sus vidas.

Puede que sea un fugaz momento de reencuentro entre la clase política, como lo fue en las primeras horas de aquel trágico día. Porque el dolor del 11-M supuso la comunión de todos, pero a renglón seguido, la más triste autodestrucción.

Chelo Aparicio

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -