jueves, diciembre 8, 2022

Natalia gana una batalla; Nevot la pierde… y la guerra continúa

La batalla de Natalia Santacreu para poder redactar sus exámenes en castellano en un colegio público de la Comunidad Valenciana parece haber llegado a su fin. Este miércoles, Rafael Carbonell, director general de Ordenación de Centros Docentes de la Consejería de Educación, entregaba a la pequeña de 10 años la resolución de su caso: una especie de salvoconducto para que pueda responder en el idioma oficial del Estado, junto a la garantía de la devolución de los sobresalientes robados. Realmente vergonzoso.

Natalia era suspendida sistemáticamente por su profesora por no responder en valenciano. Después de una lucha que ha durado varios meses, su padre ha conseguido un reconocimiento tan importante como triste: que su hija pueda hablar y escribir en español dentro de España.

El ‘caso Natalia’ podría ser la base para el guión de una esperpéntica película de terror, o incluso una de esas con humor absurdo e incendiario. Pero es un acontecimiento real. Lo cierto es que hay muchas personas en España que se ven obligadas a luchar por su derecho constitucional a expresarse en español. Así le ocurre a Manuel Nevot, empresario de Vilanova i la Geltrú multado por la Generalitat por rotular su negocio inmobiliario en castellano y no en catalán. Nevot no ha tenido la misma suerte que Natalia: una juez de Barcelona ha desestimado su recurso al considerar que las sanciones se derivan de la Ley de política lingüística catalana de 1983 y 1998, y que por tanto son correctas. Nevot, por su parte, alegará ante el Constitucional que las multas vulneran hasta cinco artículos de la Carta Magna española.

En Francia, los franceses hablan en francés. En Inglaterra, los ingleses hablan en inglés. Entonces, ¿por qué hay lugares en España donde no podemos hablar ni escribir en español?

Hace ya tiempo que el Gobierno adeuda a los ciudadanos una respuesta a esta pregunta. Pero ésta aún no se ha producido. Es una de tantas cuestiones abandonadas por el Ejecutivo, otra de esas que el presidente ignora como si no fueran con él. Zapatero prefiere seguir callando y sonriendo. Mientras, con sus actos, continúa hundiendo España. www.miguelangelrodriguez.net

Miguel Ángel Rodríguez

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias