sábado, diciembre 3, 2022

¿Hace falta saber quién ganó?

Si a la performance organizada por los partidos políticos para el debate parlamentario sobre la situación económica unimos los demás una injustificada fascinación de espectadores subvencionados, las medidas contra la crisis (o el simple debate serio sobre ellas) queda relegado a la inanidad más absoluta. Ahora resulta que hay que pasarse el día -o la semana, quién sabe- discutiendo quién ganó y leyendo medio pasmados esas encuestas de internet tan acientíficas como manipuladas. Qué espanto.

Lo que se vio en el Congreso es que los partidos políticos, más que reflexionar sobre la economía y exponer sus conclusiones, sus recetas o incluso sus dudas, anteponen las estrategias de carácter electoral en las que, no se sabe bien aconsejados por quién, parece tener un lugar preeminente el tono y el carácter de la artillería que se despliega contra el adversario. El PSOE, asediado por la opinión pública y desconcertado por el desarrollo intransigente de la crisis, se parapeta en eso del «pacto» y trata de colocar al PP, con una insistencia que merecería mejor objetivo, en los malvados enemigos del acuerdo. Sin duda, es mejor que tacharlos de antipatriotas, como se hacía hasta hace poco, pero termina resultando el gran «argumento» político gubernamental, como si con ello se resolviesen los problemas de los ciudadanos y las angustias de familias y empresas. Si no puedo ayudaros, vienen a decir los socialistas, tened en cuenta que es por culpa de estos insolidarios que ni proponen nada ni quieren pactos.

Si pasamos a las preocupaciones del PP, andan ahora preguntándose si el llamamiento de Rajoy a los diputados del PSOE para que sustituyan a Rodríguez Zapatero era o no una estrategia oportuna, si hay que insistir en diferentes formas del «váyase» o era mejor limitarse a señalar la responsabilidad compartida de los socialistas. Se preguntan, asimismo, si la línea argumental deben ser las propuestas concretas, convirtiéndose ellos y no el Gobierno en el tema de debate, o colocándose de perfil, en la acera, mientras el presidente resbala en la calzada y se estrella contra el suelo. Lo que les satisface, al parecer, es que los socialistas no logran generar confianza, que las encuestas dicen y siguen diciendo que no son capaces para solucionar la crisis. Ni para contenerla.

¿Y además tenemos que ponernos a elucubrar sobre quién ha ganado?

Germán Yanke

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias