viernes, diciembre 2, 2022

El Atlético se aprovechó eficazmente de las bajas del Barça

Jugaba el Barcelona en el Vicente Calderón y, pese a ser líder, la mayoría de medios, de no disimulada complacencia madridista, insistía en que por la victoria del Real Madrid en Jerez toda la presión la tenía el equipo catalán. Antaño se suponía que la presión la padecía Poulidor porque veía por delante a Anquetil.

Casillas, hace unas semanas, cuando su equipo fue líder, dijo aquello de que veía al Barça por el retrovisor y por ello cargaba con la presión. De acuerdo con la teoría moderna, el Barça debía salir casi angustiado en el Calderón pese a ver al Madrid por su retrovisor.

Llegó el líder con defensa de retales, pero Guardiola no quiso hacer de ello coartada previa. Los catalanes también pensaron en que la zaga atlética tampoco es la del mejor Bayern de Múnich. El partido era para los delanteros. No se trataba de qué retaguardia ofrecía más garantías, sino qué ataque era capaz de proporcionar el triunfo a su equipo. Lo hizo el Atlético y no sólo por el acierto de sus goleadores, sino por el juego compacto, la distribución de los jugadores en el campo y el esfuerzo físico de todos.

El fútbol del Atlético se fundamentó en el contragolpe y en la presión. Con lo primero obligó al Barcelona a grandes esfuerzos en la zaga, en la que solamente había un jugador titular. Con la presión impidió que los barcelonistas sacaran el balón de su zona con la claridad con que suelen hacerlo.

El Barça acusó en demasía sus numerosas ausencias y para remate Xavi e Iniesta no estuvieron a la altura acostumbrada. Ibrahimovic no hizo olvidar a Eto’o. El sueco es lento y no se salvó ni con el gol que marcó.

La defensa atlética, tantas veces minusvalorada, hizo el partido del año. Tres jugadores, De Gea, con dos paradas extraordinarias; Perea, salvador de las mejores ocasiones de gol de los azulgrana, y Reyes, a quien ha vuelto la inspiración, fueron clave entre los vencedores.

Tal y como se proclamaba, si el Atlético lograba el triunfo, el Madrid se acostaba a sólo dos puntos del líder. El equipo catalán aún ve al Madrid por el retrovisor, pero su mermada plantilla -ayer se sumó la lesión de Keita- hace predecir travesía del desierto.

Julián García Candau

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias