domingo, noviembre 27, 2022

Obama, año 1

Obama comienza esta semana el segundo año de su mandato pedaleando cuesta arriba. El rosado panorama de principios del 2009 se ha oscurecido un tanto y el presidente consideró prudente acudir inesperadamente el domingo a Massachussets para apoyar a la candidata demócrata al Senado Martha Coakley en la votación parcial de este martes, elección que hasta hace fechas se consideraba segura para su correligionaria.

La votación ha cobrado una importancia capital no ya porque Massachussets viene votando demócrata desde varias décadas, y perder el escaño sería sintomático de lo que le espera al partido del presidente en las próximas elecciones, sino porque un triunfo republicano privaría a los demócratas de la mayoría de sesenta senadores que poseen en la Cámara, un número mágico que impide que la oposición intente utilizar maniobras dilatorias para torpedear la aprobación de cualquier proyecto de ley. En otras palabras, sin Massachussets, la ley de reforma sanitaria por la que lucha denodadamente el presidente podría sufrir un frenazo que tendría repercusiones.

Si la ley que daría cobertura sanitaria a la práctica totalidad de los estadounidenses pasa -en estos momentos no hay entusiasmo popular sobre la medida-, el presidente tendrá un respiro y se apuntará un tanto importante. Podrá de nuevo ocuparse con prioridad de la economía y de su secuela del desempleo, que son los temas que verdaderamente preocupan a sus compatriotas. Otros temas que dejan claramente más fríos a los votantes, como la adopción de las medidas anticontaminantes, que no carburan en el Senado, la emigración o el cierre de Guantánamo seguirán sin tener prioridad.

Una de las acusaciones extendidas formuladas contra Obama es que ha intentado ocuparse de demasiadas cosas al mismo tiempo; las que interesan a los ciudadanos, y dan o quitan votos, serían más reducidas. Quizás por ello, y aunque se considere que en cuanto la economía despegue la estrella del presidente brillará con fuerza de nuevo, en estos momentos la popularidad de Obama es, desde las últimas cinco décadas, de las más bajas de un presidente al iniciar su segundo año.

Inocencio Arias

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias