viernes, diciembre 2, 2022

Signos contrarios

Vuelve la amenaza del precio del petróleo a pesar de que la presión de la demanda ya no es lo que era y los productores agrupados en torno a la OPEP, más algunos adheridos (Rusia sobre todo), intenten recuperar viejos niveles de ingresos que carecían de todo realismo. Allá por el mes de junio del año pasado el precio del petróleo rozó los 148 dólares por barril. Ahora se ha estado sosteniendo a duras penas en torno a los 50 dólares e incluso por debajo. Posiblemente este precio actual no sea muy sostenible, pero muy difícil será que vuelvan los precios de hace seis meses, que en buena medida fueron el resultado de una burbuja que a su vez tenía mucho que ver con los mecanismos puramente artificiales de los mercados de futuros, no con los flujos y los equilibrios de la oferta y la demanda reales de petróleo. En todo caso, los inversores tienen desde esta semana dos asuntos más para incluir en la coctelera de sus análisis: los tipos de interés casi nulos de la Reserva Federal de Estados Unidos y los riesgos que de nuevo aparecen sobre la inflación, cuando varias economías desarrolladas (la de Estados Unidos sin ir más lejos) alardeaban de tener las tasas de inflación más bajas en más de medio siglo.

Para los inversores, la suma de estos dos factores parece haber sido neutral, ya que uno juega a favor y otro en contra. Parece, en todo caso, que en las últimas semanas se están haciendo acopio de previsiones favorables otra vez para la renta fija, dentro lógicamente de la natural cautela que aconseja mantener posiciones minoritarias en este tipo de activos todavía, es decir, hasta que no se clarifique un poco la situación económica global y empiecen a desaparecer los signos macroeconómicos negativos. La renta fija ha llegado estos días a un estado de cierto cansancio, tras las sólidas ganancias de los últimos meses, lo que abona aún más la mejora de las expectativas futuras de la renta variable, en la que estamos viendo rentabilidades por dividendo máximas desde hace muchos años. Medias de rentabilidad por encima del 7% en algunos mercados son fenómenos que no resultará fácil volver a ver.

El mejor

Banesto RV Norteamérica (Renta Variable EE UU) – 26,52 %

Los fondos de renta variable especializados en la Bolsa de Estados Unidos ofrecen todos ellos signo negativo, con una pérdida superior al 26% desde enero en el menos castigado.

El peor

C.Laboral Bolsa USA (Renta Variable EE UU) – 50,46 %

Las mayores pérdidas en la renta variable estadounidense superan el 50% en lo que va de año, una caída que resulta superada por otros mercados bursátiles aunque supera con diferencia al índice bursátil Dow Jones.

Primo González

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias