lunes, diciembre 5, 2022

Zapatero prepara un Gobierno vasco con el PNV

Está bien que Rajoy mantenga el discurso de la permanente rectificación del Gobierno en su política contra ETA -que ayer registró un nuevo avance con la captura de un comando liberado-, pero ese discurso conciliador de Rajoy, que no ha sido apreciado por el PSOE y que el sector más duro del PP califica de erróneo y entreguista, corre el riesgo de caer en la trampa que, a todas luces, le están tendiendo el PNV y el PSE-PSOE, basada en un pacto nacional y autonómico con vistas a los resultados de las elecciones autonómicas del País Vasco en la próxima primavera. Y que tiene su punto de arranque en el apoyo nacionalista a los Presupuestos de Zapatero para el 2009 y en su trastienda el traslado de presos etarras a cárceles próximas al País Vasco, así como la no eliminación de ANV del total de ayuntamientos de Euskadi y Navarra.

Precisamente por todo esto, el PSOE se ha negado apoyar la propuesta de Rosa Díez en el Congreso de los Diputados pidiendo la disolución de todos los ayuntamientos donde gobierna ANV -ayer declarada ilegal en la UE a igual que el PCTV-, que el PP propone como una iniciativa inmediata. Lo que finalmente será rechazado por el PSOE y sus aliados nacionalistas más IU, dejando en evidencia al presidente Zapatero y a su ministro Rubalcaba, que al final se resisten a echar a ANV de la política, y proponen el «gota a gota», o caso a caso, es decir, el cuento de nunca acabar, o el macabro juego de que sólo irán expulsando a los alcaldes de ANV que no condenen a ETA si mata en su demarcación.

Todo esto está sacando de sus casillas a los dirigentes del PSOE que ahora vuelven a acusar al PP de utilizar el terrorismo en la lucha política cuando lo que ocurre es exactamente al contrario. Zapatero hace concesiones a los presos de ETA que consideran «moderados» (sic), y retrasa la eliminación de alcalde de ANV, para beneficiarse de todo en las elecciones vascas y en el posterior pacto de gobierno.

Un pacto que tuvo sus momentos de gloria y de fracaso durante las fallidas negociaciones políticas del Gobierno, PNV y Batasuna en Loyola. Algo que se va a recordar en los próximos días cuando Juan José Ibarretxe y Patxi López sean juzgados por entrevistarse con Otegi en esos pasados meses. Una foto interesante «de unidad» y un proceso judicial al parecer sin mucho recorrido que ofrecerá la instantánea del pacto PNV-PSOE que podría haberse elaborado en secreto entre Urkullu y Zapatero en la Moncloa.

Algo que presiente, o sabe, el PP pero que no acaba de denunciar, como no se entiende el apoyo dado por Trillo -suponemos que en nombre de Rajoy- al acercamiento a Euskadi de presos vascos, a sólo pocos días del último crimen de ETA en Azpeitia.

Sin embargo, el Gobierno, que nunca dijo la verdad sobre sus objetivos con ETA y su entorno político, esta vez se puede equivocar profundamente si la banda decide atacar a la desesperada con un atentado indiscriminado y letal y eso le pilla en plena luna de miel con el PNV, partido nacionalista que se mantiene en el empeño de hablar de «procesos de paz», de negociación y «conflicto vasco», en lugar de hablar de lo que tiene que hablar. que es de la lucha policial contra la banda del terror y su entorno sin ninguna concesión.

Y bastante tiene este Gobierno moribundo -Solbes empezó a despedirse de la política en el día de ayer- con la crisis económica como para reabrir, en las actuales circunstancias, la cuestión terrorista y la sospecha del regreso a la negociación con ETA. Lo que ya negaron Zapatero y Rubalcaba cuando la bomba de Barajas y que, a las pocas semanas, volvieron a reanudar con el mayor descaro. El mismo con el que ahora acercan los presos de ETA y hacen la vista gorda sobre ANV para que no se rompa su compromiso con el PNV, de gobierno y «matrimonial».

Pablo Sebastián

Artículo anterior
Artículo siguiente
NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Últimas Noticias