viernes, julio 19, 2024
- Publicidad -

La cumbre del G7 se centra en la crisis global de alimentos y energía provocada por la guerra

Los líderes europeos coincidieron en la necesidad de no ceder territorio a Rusia, ya que la historia ha demostrado que tales concesiones solo incrementan el apetito imperialista y el riesgo de agresiones futuras

No te pierdas...

Por primera vez, una cumbre internacional ha reunido a representantes de diversas regiones del mundo para abordar la guerra en Ucrania y discutir posibles vías para involucrar a Rusia en negociaciones de paz.

Las preocupaciones sobre el riesgo nuclear, la crisis alimentaria en África debido a la interrupción de las exportaciones de cereales de Ucrania y fertilizantes de Rusia, el aumento de los costes de importación en Latinoamérica y la amenaza existencial que esta guerra representa para Europa han sido puntos clave en las intervenciones de los más de treinta líderes políticos que asistieron a la cumbre celebrada en Suiza.

Desde sus respectivas perspectivas geográficas, lazos comerciales o económicos con Ucrania o Rusia, y sus propias historias de conflictos y colonialismo, cada líder expresó su visión sobre cómo podría resolverse este conflicto, que se ha cobrado miles de vidas entre las fuerzas combatientes y miles de vidas de civiles.

La cumbre continuará este domingo con mesas redondas donde delegaciones de un centenar de países buscarán propuestas concretas para reducir el riesgo nuclear, mejorar la seguridad alimentaria y abordar la situación de los prisioneros de guerra y los deportados ucranianos en territorios controlados por Rusia.

Postura del G7 sobre la guerra en Ucrania

Estados Unidos reiteró su apoyo incondicional a Ucrania, con la vicepresidenta Kamala Harris subrayando que «una paz justa» en Ucrania es un «interés estratégico» no solo para Washington, sino también para la comunidad internacional. Harris también criticó la reciente propuesta del presidente ruso Vladímir Putin de un alto el fuego condicionado a la retirada total de Ucrania de los territorios ocupados, calificándola como una demanda de «rendición».

La cumbre, predominantemente europea, fue organizada por Suiza a solicitud del presidente ucraniano Volodímir Zelenski, quien instó a la comunidad global a unirse en torno a los principios de la Carta de Naciones Unidas para poner fin a la guerra y alcanzar una “paz justa”.

Los líderes europeos coincidieron en la necesidad de no ceder territorio a Rusia, ya que la historia ha demostrado que tales concesiones solo incrementan el apetito imperialista y el riesgo de agresiones futuras. Sin embargo, también hubo consenso en que la prolongación indefinida de la guerra es insostenible. El canciller alemán, Olaf Scholz, destacó que «es peligroso y no es sostenible ni para Ucrania ni para Europa». El primer ministro británico, Rishi Sunak, afirmó que la rendición que espera Putin «nunca ocurrirá», y el presidente francés, Emmanuel Macron, subrayó que solo con el apoyo de sus aliados Kiev podrá resistir.

En cuanto a América Latina, el presidente chileno Gabriel Boric defendió el apoyo a Ucrania en nombre de la legalidad y la supervivencia del sistema internacional, mientras que el presidente argentino Javier Milei relacionó la paz con el comercio y la prosperidad.

Los líderes africanos, como los mandatarios de Kenia y Ghana, destacaron el impacto directo de la guerra en sus países, señalando el aumento exorbitante de los precios de cereales y fertilizantes, lo que ha provocado crisis alimentarias en varias partes de África. El presidente keniano William Ruto criticó a los países occidentales por la apropiación de activos rusos, calificandola de ilegítima y comparándola con la agresión de Rusia contra Ucrania.

Meloni consigue excluir el derecho al aborto de la declaración del G-7

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -