sábado, enero 28, 2023
- Publicidad -

Las consecuencias de destituir a una vicepresidenta del Parlamento Europeo: Sigue cobrando 9.800 euros brutos mensuales, gastos pagados, pierde cuatro asistentes y conserva a ocho proveedores

La eurodiputada socialdemócrata griega, Eva Kaili, en el punto de mira del llamado caso Qatargate

No te pierdas...

Desde el 1 de julio de 2022, la asignación mensual de los diputados del Parlamento Europeo es de 9.808 euros brutos, según datos publicados en la página web de la cámara legislativa. Esta cantidad está sujeta a un impuesto comunitario “y al pago de una cotización a un seguro de accidentes”. Por lo tanto, el ingreso neto es de 7.647 euros al mes. Sin embargo, cada Estado miembro puede aplicar otros tributos de índole nacional. “La asignación básica equivale al 38,5 % del sueldo base de un juez del Tribunal de Justicia de la Unión Europea”.

Eva Kaili fue personalidad del Año por la revista alemana Der Spiegel en 2011. En 2018 recibió el premio “Eurodiputado del Año” en la categoría “Nuevas Tecnologías” por la revista The Parliament Magazine. En 2020 y 2021, años de pandemia, apareció en la lista de diputados más influyentes de la Cámara. La lista de condecoraciones no termina aquí. Se puede consultar en su ficha personal en la página web del Parlamento Europeo. En pocas horas, toda esa reputación se esfumó.

La presunción de inocencia es un derecho básico en los países que defienden la democracia liberal. Son Estados garantistas, con separación de poderes, contrapesos, transparencia y rendición de cuentas. Es lo que defiende, exige y presume la Unión Europea y todas sus instituciones, como el Parlamento Europeo.

Pero desde hace unos días, la Eurocámara vive uno de sus peores momentos. Y es que nadie en su seno está acostumbrado a destituir a uno de sus 12 vicepresidentes por supuestos casos de corrupción, el llamado caso Qatargate. Sin embargo, lo que llama la atención es que, a efectos prácticos, la nómina de la eurodiputada socialdemócrata griega, Eva Kaili, seguirá intacta.

La clave es si una destitución de un cargo acarrea consecuencias en el sueldo público. Ocurre en España, cuando expulsan a un concejal o diputado de un grupo parlamentario, pero el implicado no renuncia al acta, pasa al grupo mixto o el de los no adscritos y sigue cobrando todos los meses del erario. Tendrá menos asesores, menos recursos materiales, menos tiempo en sus intervenciones, pero la asignación constitucional básica, en caso de los diputados y senadores, la conserva: 3.050 euros brutos al mes y la indemnización libre de impuestos. En el caso de Kaili, su régimen retributivo no ha cambiado pese a su destitución como vicepresidenta del Parlamento Europeo ya que este cargo no suponía un plus salarial.

Asignación mensual y dietas

Desde el 1 de julio de 2021, la asignación mensual de los diputados del Parlamento Europeo es de 9.166 euros brutos, según datos publicados en la página web de la cámara legislativa. Esta cantidad está sujeta a un impuesto comunitario “y al pago de una cotización a un seguro de accidentes”. Por lo tanto, el ingreso neto es de 7.146 euros al mes. Sin embargo, cada Estado miembro puede aplicar otros tributos de índole nacional. “La asignación básica equivale al 38,5 % del sueldo base de un juez del Tribunal de Justicia de la Unión Europea”, unos 23.800 euros mensuales.

Independientemente del proceso judicial que pueda abrirse contra Kaili, puede optar a una pensión de jubilación cuando cumpla 63 años. Ahora tiene 44. La pensión es del 3,5% de la asignación mencionada por cada año completo de ejercicio durante el mandato, siempre que el importe total no supere el 70% de la misma.

Kaili tampoco se queda sin su derecho a las dietas las llamadas dietas generales. Ascienden a 4.778 euros mensuales en 2022 y sirven para cubrir los gastos de cada diputado en su Estado miembro (oficina, facturas de teléfono, postales o inversión en equipos informáticos y telemáticos). Eso sí, cobrará solo la mitad de la cantidad fijada si deja de asistir al 50% de las sesiones plenarias en un año sin justificación.

Pese a haber cesado como vicepresidenta del Parlamento Europeo, Kaili sigue siendo eurodiputada y también tiene derecho a reportar sus gastos de viaje. Desde el reembolso del coste real de sus billetes de viaje para asistir a los plenos, la devolución del coste de volar en clase “business D”, primera clase en tren, hasta 0,56 euros por kilómetro en desplazamientos por carretera, los peajes en autopista, gastos por exceso de equipaje o los dispendios de reserva.

Además, para cubrir los gastos fuera de su Estado miembro de elección, cada eurodiputado tiene derecho a un reembolso de hasta 4.716 euros al año. A nivel nacional, la cantidad la fija cada país.

Por otro lado, la cámara también paga una dieta diaria de 338 euros para cubrir otros gastos con motivo de las actividades parlamentarias, siempre bajo registro oficial abierto. No obstante, “si un diputado falta a más de la mitad de las votaciones nominales, esta dieta se reduce a la mitad, aunque haya estado presente. En el caso de las reuniones celebradas fuera de la Unión Europea, la dieta es de 169 euros”. Las facturas de hotel se reembolsan por separado.

Personal contratado

Antes de ser destituida como vicepresidenta del Parlamento Europeo, Kaili tenía, según los datos publicados, ya no están disponibles los anteriores, cuatro asistentes acreditados, un asistente acreditado (bajo agrupación de otros parlamentarios), dos asistentes locales, ocho proveedores de servicios y un agente pagador. Ahora mantiene solo al asistente de la agrupación, Emilio Puccio, y a los asistentes locales, Sofía Ktena y Dimitrios Tzanidakis. También conserva a los proveedores de servicios, hasta ocho, y a un “agente pagador”, Ioannis Gkogkos.

Al inicio de la legislatura, Kaili pudo elegir libremente a sus asistentes, siempre que respetara la dotación presupuestaria para este concepto. En 2020 (no hay datos actualizados) el importe máximo disponible era de 25.442 euros mensuales por diputado. Eso sí, este dinero no se abona a los diputados.  

Destacan dos tipos de asistentes. Los acreditados, contratados en Bruselas, Luxemburgo o Estrasburgo, dependen directamente del Parlamento Europeo. Solo pueden haber un máximo de tres, aunque el número puede aumentar a cuatro en ciertas condiciones. Es el caso de Kaili antes de ser destituida del cargo de vicepresidenta. Además, también disponen de asistentes locales, que trabajan en el Estado miembro elegido del diputado. “Dichos contratos son gestionados por un agente pagador cualificado, que garantiza el correcto cumplimiento de las disposiciones en materia de seguridad social y régimen fiscal. Los contratos de los asistentes locales pueden ser contratos de trabajo o contratos de prestación de servicios”. Y luego está la figura del becario, que puede realizar las prácticas en la Eurocámara o en el Estado miembro de elección.

Según las normas internas, el coste total para los asistentes locales y los becarios no puede rebasar el 75% de los gastos de asistencia parlamentaria. El coste de los prestadores de servicios no puede superar el 25% de estos gastos. Puesto que Kaili es griega, los asistentes locales no pueden cobrar más de 5.480 euros al mes. Si comparamos, los asistentes locales de diputados españoles no pueden ingresar más de 6.654 euros, según las tablas salariales publicadas. Los que más cobran son los asistentes de los diputados de Alemania, Francia, Austria, Irlanda, Dinamarca, Bélgica, Finlandia, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia. Hasta un tope de 8.519 euros (remuneración bruta en caso de ser empleado u honorarios sin IVA para los prestadores que sean personas físicas).

Si nos centramos en la remuneración de los asistentes acreditados la cosa cambia ya que está referenciada según el Estatuto de los funcionarios. Hablamos de un baremo de 19 grados y que se adapta cada año y se publica en el Diario Oficial de la UE. En cifras, unos 2.300 euros al mes para asistentes-secretarios recién contratados; 4.500 euros para administradores con título superior; y hasta 16.000 euros al mes para los administradores de máximo nivel con categoría de director general. Cada grado se compone de cinco escalones de antigüedad. Los sueldos públicos de los funcionarios se ajustan a la inflación anual y al poder adquisitivo en los Estados miembros.

Como en el caso de Kaili, varios diputados pueden formar una agrupación de diputados para contratar a “uno o varios asistentes acreditados o contratados en los Estados miembros”. Está prohibido contratar a familiares cercanos. Los nombres de todos los asistentes, proveedores de servicios y agentes pagadores están publicados en la misma ficha de cada eurodiputado, salvo excepciones justificadas.

Según su reseña biográfica, Kaili es licenciada en Arquitectura e Ingeniería Civil por la Universidad Aristóteles de Salónica. Sigue estudiando el doctorado desde 2014 sobre Política Internacional en la Universidad del Pireo. En 2019 por la Academia de Liderazgo en Internet, Universidad de Oxford. Cursó un máster en Asuntos Internacionales y Europeos por la Universidad del Pireo. Empezó como eurodiputada en 2014. Esta es su segunda legislatura. También ha sido diputada del Parlamento de su país, entre 2007 y 2012. Por último, ha trabajado en la empresa privada, como presentadora de programas de televisión, y consultora de asuntos públicos.

Carles Torrijos

Fundador y director de Sueldos Públicos 

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -