martes, julio 16, 2024
- Publicidad -

Sánchez y otros líderes pedirán nueva financiación que ayude a América Latina

No te pierdas...

Sánchez ha promovido esta conferencia titulada «Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe» que busca convencer a las principales instituciones financieras para que formulen nuevos instrumentos que ayuden a la reconstrucción de la zona no sólo en términos macroeconómicos sino también para sectores y cuestiones concretas como la sanidad o las políticas de empleo.

Los presidentes de nueve países latinoamericanos, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, así como la primera ministra de Barbados, como presidenta de turno de la Comunidad del Caribe (CARICOM), participan junto a Sánchez en este encuentro con responsables de varias instituciones.

Estarán en él la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva; el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Carlos Felipe Jaramillo; el presidente del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), Luis Alberto Moreno; y el presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Luis Carranza.

También participarán el presidente ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi; la secretaria ejecutiva de la comisión económica de Naciones Unidas para América latina, la CEPAL, Alicia Bárcena; y Rebeca Grynspan, secretaria General Iberoamericana.

Según explican fuentes del Gobierno, la mayor parte de las economías de América Latina están clasificadas como de renta media, y eso impide que puedan acceder a determinados instrumentos de financiación, porque las principales instituciones centran sus esfuerzos en los países en vías desarrollo.

Por eso se busca con esta conferencia, y con la declaración que ya preparan sus participantes, un llamamiento a las instituciones financieras internacionales para que articulen mecanismos de financiación a los que el conjunto de la región pueda acceder.

Entre las medidas que plantean está la de elevar los flujos de inversión desde las instituciones internacionales, aumentar las garantías financieras para atraer la inversión privada o partidas específicas para infraestructuras, y no de descartan instrumentos para aliviar la deuda.

Van a pedir así a los representantes de instituciones como el FMI o el Banco Mundial y el BID que estudien «sin tabúes pero con cautela» posibles alivios o reestructuraciones de deuda.

Moncloa no quiere hablar de una cifra concreta sobre los recursos que consideran que se deben movilizar para ayudar a la región, porque entiende que partir de un número puede suponer que algo inferior se considere fracaso.

Tampoco se aventura a señalar cuál sería la aportación de España, aunque sería en la medida en la que se acuerde por parte de los organismos financieros.

Pero se insiste en que no es suficiente la respuesta dada hasta ahora -con la movilización de 50.000 millones por parte del FMI y la puesta en marcha de su plan de respuesta rápida, o los 15.000 millones del BID-, sobre todo teniendo en cuenta que la región es ya el epicentro de la pandemia.

Y como la región no tiene acceso a instrumentos pensados para países menos ricos, entienden que hay que buscar una respuesta contundente y a la vez innovadora.

La conferencia, que comenzará a las cuatro de la tarde hora española, se iniciará con la intervención inaugural de Sánchez.

Después habrá tres bloques de intervenciones. Primero hablarán los representantes del FMI, el BM y el BID para explicar el contexto y las medidas que ya están tomando.

Después los presidentes de los países participantes irán exponiendo sus respectivas situaciones y su visión.

Cerrarán la conferencia los representantes de las instituciones regionales para dar una perspectiva de la zona.

Aunque en el listado de países que mañana participan hay importantes ausencias, las fuentes del Gobierno aseguran que se ha tratado de que fuera una selección representativa de la región, aunque todos los que quieran sumarse podrán hacerlo.

Y han explicado que en el caso de México la ausencia no se debe a que el país no esté invitado, sino a que su presidente, Andrés Manuel López Obrador, no puede participar por problemas de agenda.

 

Estrella Digital

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -