sábado, diciembre 3, 2022

La oposición pide aun más medidas contra el impacto económico de la guerra

El plan de choque para paliar el impacto económico de la guerra en Ucrania anunciado este lunes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le ha parecido insuficiente a buena parte de la oposición política, que sin criticar las medidas propuestas sí ha coincidido en pedir otras adicionales.

Sánchez ha avanzado que este martes el Consejo de Ministros aprobará un plan que incluye una bonificación para combustible, un límite del 2 % a la subida de los alquileres, un aumento del 15 % del ingreso mínimo vital y una movilización de 16.000 millones de euros, entre otras medidas.

La coordinadora general del PP, Cuca Gamarra, ha mostrado la disposición del principal grupo de la oposición a apoyar el plan, una vez que lo conozcan en profundidad, y al mismo tiempo ha sugerido que ha de incluir una rebaja fiscal, a la cual, ha apuntado, Sánchez se comprometió.

«No vemos el compromiso de la bajada de impuestos que habíamos asumido en la Conferencia de Presidentes en La Palma. No está», ha expresado en ese sentido el candidato único a presidir el partido, Alberto Núñez Feijóo, durante una visita a un monasterio orensano.

Fuentes del PP indican que esa bajada de impuestos tiene que ir más allá de la rebaja fiscal prevista en el plan de choque para abaratar el recibo de la luz, así como echan asimismo en falta en el anuncio de Sánchez una reducción del gasto público superfluo, para que el Gobierno también se apriete el cinturón.

A la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, todo lo que no sea bajar impuestos le parece «perder el tiempo», mientras el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, cree que el plan no puede ser acertado si parte del diagnóstico de Sánchez, a quien ve desconectado de la realidad social.

Y el presidente andaluz, Juanma Moreno, ha pedido «más reposo» en decisiones como el límite a las revisiones de los arrendamientos, porque podría reducir la oferta de viviendas en alquiler.

Ciudadanos también ha considerado insuficiente el plan de medidas anticrisis.

Su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, cree que las medidas son «inconcretas e indeterminadas» y pide tramitarlas como proyecto de ley para que quepan enmiendas de la oposición.

Al vicepresidente político de Vox, Jorge Buxadé, le parece que el plan es un «bluf» y ha animado a seguir protestando en las calles, ya que el Gobierno «solo reacciona» ante protestas masivas.

La bonificación en 20 céntimos el litro de gasolina le parece bien a Buxadé, aunque preferiría hacerlo «reordenando el sistema y bajando los impuestos, no cobrando a todos los españoles para luego dar ayudas».

El plan de Sánchez ha sido acogido con satisfacción por sus socios de gobierno, aunque querrían que las medidas vayan aun más lejos, con más ambición para favorecer a la mayoría social.

La ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, ha expresado su satisfacción, a pesar de que algunas de las medidas no vayan «tan lejos» como le gustaría.

«Estamos satisfechas porque tienen un sello claro del gobierno de coalición, fruto de una negociación hasta altas horas de la madrugada», ha resaltado Belarra, quien cree que «las medidas favorecen la estabilidad de gobierno».

Los coportavoces del partido Pablo Fernández e Isa Serra han incidido en subrayar que el plan lleva color morado.

«Demuestra la utilidad de que Unidas Podemos esté dentro del Gobierno», al ser «una garantía del desarrollo de políticas sociales», ha destacado Fernández, mientras que Serra ha zanjado: «Estar en el gobierno de coalición sirve para esto».

No obstante, Serra ha indicado que le hubiera gustado aun más ambición, por ejemplo con un incremento fiscal para grandes fortunas y grandes empresas.

También IU se ha colgado una medalla por el plan, pues su portavoz, Sira Rego, ha manifestado que «hubiera sido imposible si no hubiera estado IU en el Gobierno».

Para el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, el plan es una «medida paliativa», y pide decisiones «estructurales» como intervenir el «pool» de energía, porque «lo demás es pan para hoy y hambre para mañana».

También la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha valorado positivamente las «medidas de choque», pero ha pedido al Gobierno «valentía» para afrontar un cambio de modelo energético. 

NOTICIAS RELACIONADAS
- Advertisment -

Últimas Noticias