martes, febrero 7, 2023

Huelga a la japonesa en el Congreso

No te pierdas...

Al Congreso no le interesaba que hoy le tacharan de vago. Un día clave en nuestra historia democrática, por tratarse de la 8º jornada de huelga general que vive España, y sin embargo, un importante grupo de parlamentarios han decidido celebrarlo trabajando más. Podría tratarse de una casualidad, pero a estas alturas de la película ya no creemos en ello. Únicamente 26 diputados (IU-ICV-CHA, ERC, BNG, Amaiur, Nueva Canarias y Compromís) se han declarado oficialmente en huelga, no obstante, el Hemiciclo ha amanecido más vacío que nunca. Intuimos que a muchos diputados les ha dado pereza presenciar la sesión plenaria más «larga de la historia», que desde las 9 de la mañana, hasta las 14 horas, ha estado activa discutiendo sobre 5 Reales Decreto-Ley, así como también sobre una de las leyes más importantes de Rajoy, la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. Todos ellos, debates largos e intensos, que si no hubiera sido por las «protestas» y los «discursos más reaccionarios» de ciertos diputados de la izquierda parlamentaria no hubiera tenido mayor transcendencia mediática.

A las 9 en punto de la mañana arrancaba esta maratoniana jornada. Que ha sido inaugurada con un afectuosos aplauso por parte de la bancada ‘popular’ a la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, responsable de la elaboración de una norma que ha provocado la indignación de los sindicatos mayoritarios, que este jueves 29 de marzo han llamado a la movilización general. Una jornada de paros que en Madrid concluirá con una multitudinaria manifestación, que arrancará a las 18.30 horas desde la plaza de Neptuno y finalizará en la Puerta del Sol.

Pocos minutos antes de comenzar la sesión, los diputados llegaban al Parlamento con un único tema en la boca: la huelga general. Unos comentaban si habían visto o no piquetes a su llegada al Congreso, a otros les interesaba mucho más si los servicios mínimos se estaban cumpliendo, y otros muchos narraban su experiencia para llegar al Hemiciclo. Seguro que la mayoría de los parlamentarios esperaban encontrarse este jueves con un gran revuelo a las puertas del Palacio de los Leones, aunque nada más lejos de la realidad. Los alrededores del Parlamento español están más tranquilos que nunca. Únicamente, alrededor de las 8.30 de la mañana, algunos testigos nos contaban que un grupo de manifestantes de UGT han pasado por la Carrera de San Jerónimo y se han parado durante unos instantes ante el Congreso y han hecho sonar sus silbatos. A continuación han seguido su camino, y en el Congreso ha vuelto a reinar la paz.

El PSOE se solidariza con los huelguistas

Por su parte, el grupo socialista, y aunque no ha secundado la huelga general -a excepción de la diputada Isabel López y Chamosa-, sí ha declarado solidarizarse con todos aquellos trabajadores que este jueves han decidido no acudir a sus puestos de trabajo en protesta por la recién aprobada reforma laboral, y ha vuelto a criticar al Gobierno del PP por no tener «ninguna voluntad de llegar a acuerdos».

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha leído una declaración minutos antes del inicio del Pleno, donde ha indicado que los socialistas «entienden las razones» de la convocatoria de huelga porque la reforma constituye una «agresión para los trabajadores» y «supone un cambio radical en el modelo constitucional de relaciones laborales». Lo ha hecho acompañada de su amigo y secretario general del PSOE en la Cámara Baja, Eduardo Madina, que al igual que Rodríguez, considera que esta reforma vulnera los derechos constitucionales.

Según los socialistas, esta normativa instaura un modelo de relaciones laborales contrario al estado social y vulnera derechos reconocidos en la Constitución, «separándonos del ordenamiento de relaciones laborales de Europa y contradiciendo lo previsto en convenios internacionales suscritos por España». En concreto, han rechazado que se «otorguen poderes unilaterales» a los empresarios para fijar las condiciones laborales, que se «abarate y facilite» el despido, que se «eliminen mecanismos de control sindical y administrativo», así como también, que se «debilite» el control de la autoridad judicial en las autorizaciones de despidos.

Éste ha sido el primer guiño de los socialistas al parón general. Aunque no ha sido el único. Según comentaban a primera hora en los pasillos varios diputados del PSOE, su posición -aunque estuvieran allí- también es de protesta, y su forma de demostrarlo sería realizando intervenciones breves y con alusiones a la huelga general. Al final, tal ha sido así, que la vicepresidenta de la mesa del Congreso, Celia Villalobos, ha tenido que llamar al orden en varias ocasiones. Una de ellas -y quizás la má llamativa de la jornada- cuando la exministra Rosa Aguilar ha sacado un folleto en el que se detallaban las razones del rechazo a la nueva reforma laboral. 

El Gobierno habla de normalidad «total»

Uno de los últimos en llegar este jueves al Congreso de los Diputados ha sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recién llegado de Seúl, de participar en la Cumbre de Seguridad Nuclear. Lo ha hecho tranquilo y convencido de que este paro no truncará ninguno de sus objetivos. Ya lo dijeron en varias ocasiones, este miércoles en el Hemiciclo, los ministros de Economía y Hacienda: «La huelga no hará retroceder al Gobierno». Ésta es la postura inamovible de un Gobierno que ya se ha comprometido con Bruselas a cambiar las cosas. Y la reforma del mercado laboral era una de ellas. El Ejecutivo ‘popular’ sigue insistiendo en hablar de «normalidad total» en este día de paro total. 

Elsa Sardina Vejo

Relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimas noticias

- Publicidad -