Imprimir

Plácido Domingo, el "operaholic"

Estrella Digital | 13 de agosto de 2019

El cantante Plácido Domingo, una de las mayores voces dramáticas de tenor de todos los tiempos, tan apasionado por la lírica que para él se ha acuñado el adjetivo "operaholic", se enfrenta a sus 78 años a la crisis más importante de su carrera: varias acusaciones de acoso sexual y abuso de poder

Ocho cantantes y una bailarina, todas de forma anónima excepto la ex mezzosoprano Patricia Wulf, declararon a la agencia Associated Press (AP) que Domingo las sometió a acoso sexual en la década de los 80, a lo que el tenor ha respondido que "siempre" creyó que sus relaciones eran "consensuadas y bienvenidas" y lamenta si "alguien" se sintió "incomodado" o "trastornado" por ellas.

En abril de este año, el mejor "otelo" de la segunda mitad del siglo XX llegó a sus 4.000 representaciones, haciendo honor a su lema, "If I rest, I rust" (si me paro, me oxido).

 

Domingo, que fue director musical y luego director general de la Ópera de Washington (1996-2011), lleva 60 años de carrera en los que ha interpretado 151 papeles, más que cualquier otro tenor de la historia.

Ha vendido más de 100 millones de álbumes, premiados con varios Grammy y Grammy Latino, y tiene firmados contratos para los próximos tres años.

Los más próximos son la interpretación de la ópera "Louisa Miller" en el Festival de Salzburgo, el 25 y el 31 de agosto, y un concierto en el Szent Gellert Forum, en Hungría, el día 28.

El que tenía cerrado para el 18 de septiembre en la inauguración de la temporada de la Philadelphia Orchestra ha sido suspendido por la organización a raíz de las denuncias.

El tenorbarítono -ha ido cambiando y adaptando su voz según ha ido cumpliendo años-, tiene previsto cantar "La Traviata" el verano próximo en el Teatro Real y "Madama Butterfly" en el Metropolitan, entre otras importantes citas.

Domingo es además director de orquesta, un papel en el que se puso al frente de "La valquiria" en Bayreuth el año pasado, y en ese cometido tiene también cerrados varios contratos hasta 2023.

Sus ciudades son Madrid, donde nació, México, en la que vivió desde los 8 años y se casó y tuvo a sus hijos, y Los Ángeles, donde dirige desde 2003 la Ópera de la ciudad, una institución que hoy ha anunciado que abrirá una investigación sobre los testimonios de acoso.

Zarzuelero, españolísimo, forofo del Real Madrid y propietario de varios doctorados honoris causa, creó el concurso Operalia en 1993, que acaban de ganar la guatemalteca Adriana González y el español Xabier Anduaga, y en el que ha descubierto a cantantes como Olga Peretyatko o Rolando Villazón.

El que fuera uno de los tres tenores, junto con el italiano Luciano Pavarotti y su compatriota José Carreras, siempre ha dicho que aquella época, la que transcurrió entre 1990 y principios del 2000, "marcó un momento trascendental" en la música porque "acercó" la ópera al gran púbico.

Caballero de la Orden del Imperio Británico y Gran Cruz de Alfonso X el Sabio tiene el honor de haberse doblado a sí mismo en Los Simpson y aprecia especialmente entre sus recuerdos la primera vez que cantó en China, en el People's Hall: le vieron 500 millones de personas por televisión

El sueño dorado del hombre al que más han aplaudido en la historia, 81 minutos al concluir "Otelo" en la Ópera de Viena en 1991, es dirigir el concierto de Año Nuevo de Viena y siempre ha dicho que mientras "esté bien" y "el público llene los teatros", seguirá cantando.

Los retos más exigentes a los que se ha enfrentado profesionalmente son "Otelo", "Los cuentos de Hoffmann" y "Romeo y Julieta" y le han dirigido los mejores, como Kleiber, von Karajan, Muti, Mehta, Abbado, Levine y Solti.

El hijo de Pepita Embil, la soprano guipuzcoana "reina de la zarzuela mexicana", y del tenor Plácido Domingo Ferrer, se casó en 1957, es decir, con 16 años, con la pianista mexicana Ana María Guerra Cué, con la que tuvo a su primer hijo, José.

Se divorciaron un año después y a los 21 años se casó con Marta Ornelas, madre de Plácido y Álvaro. El primero es cantante y compositor y el segundo acompaña a su padre por el mundo.

Para Domingo uno de "los pilares" de su vida es Ornelas, con la que lleva 57 años: "el secreto es tener mucha paciencia", aseguraba en una entrevista.

Muy próximo al Vaticano y muy religioso, superó un cáncer de colon en 2010, una embolia pulmonar en 2013 y en 2015, año difícil porque murió su hermana, le extirparon la vesícula.

Hace apenas un mes, la ex mujer de su hijo Plácido, Sam, declaraba a un diario británico que había sido miembro de la Cienciología, revelaba sus tácticas de captación y aseguraba que llevaban "mucho tiempo" intentando que el tenor entrara en ella pero que no lo habían conseguido.

Según esa información pertenecen a la Cienciología su hijo mayor y cuatro de sus nietas.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/actualidad/placido-domingo-operaholic/20190813223924382230.html


© 2019 Estrella Digital