Imprimir

El hormigón pulido, un suelo para la industria

Francisco García | 09 de agosto de 2019

Las empresas con suelo industrial, los centros comerciales, garajes y en general cualquier suelo de interior, como cocinas, o exterior, como terrazas, recurren cada vez más al hormigón pulido, por ser el que más ventajas ofrece al empresario por sus características, tanto en seguridad, como en estética, en duración y en precio

La principal causa que ha provocado este auge en la utilización de este material es que, en los últimos años, se han conseguido perfeccionar algunos materiales utilizados en los pavimentos industriales, así como en algunas técnicas de obra, algo que los profesionales de BECOSAN®, expertos en pavimento de hormigón pulido, suelos de hormigón y suelo de hormigón pulido conocen de primera mano y manejan a la perfección.

En BECOSAN® saben que en estos momentos es el sistema más utilizado para la renovación industrial de pavimentos, pues los empresarios comienzan a reconocer que es la mejor opción para mantener sus suelos más resistentes y limpios durante más tiempo, sin renunciar a conseguir muy buenos resultados estéticos.

 ¿Qué es el hormigón pulido y qué ventajas presenta a la industria?

Es muy frecuente encontrarlos en un amplio número de empresas y con distintos usos, como cobertura de espacios exteriores e interiores indistintamente y, como decimos, aumentando el número de empresas que lo utilizan para renovar sus instalaciones de suelo industrial. Los principales motivos son las ventajas que nos aporta este material y que vamos a ver a continuación.

Por estética

Es en la fórmula que se utilice donde se consiguen un acabado u otro, definiendo las texturas, superficies lisas o crear diferentes tipos de contrastes. Igualmente, la gama de colores que se puede usar es muy amplia, de hecho, no hay limitación alguna en este sentido, por lo que se hacen válidos para todo el abanico existente en cuanto a estilos y diseños. Este tipo de suelos son fácilmente personalizables, pudiendo crear o adaptarse a ambientes, produciendo diferentes entornos creativos y que vayan a juego con el tipo de decoración existente.

Por economía

Ya lo referimos anteriormente, el empresario y las grandes compañías están de acuerdo en pavimentar con este material sus suelos, siendo, posiblemente, el precio el principal motivo, que implica, además, no solo un ahorro en los materiales, sino también a largo plazo, puesto que el coste de su mantenimiento es mínimo, lo que a corto y medio plazo repercute positivamente en el coste de la instalación, abaratando, en líneas generales, su coste. Por otra parte, al ser un material tan resistente, con una vida tan larga, es especialmente útil para zonas de mucho paso, trabajo y exteriores, permitiendo que la renovación se dilate en el tiempo.

Además de resistente al desgaste, también es impermeable, una ventaja notable ante otro tipo de pavimentos en relación a su durabilidad y, por tanto, al valor de coste, ya que esta cualidad impide que los líquidos se filtren, penetrando hasta la superficie interior y deteriorándola. Es incluso inmune a productos más agresivos, que causan daños o manchas en otro tipo de suelos, pero no en este, precisamente por su impermeabilidad, siendo muy fácil de limpiar y mantener.

Diferencias con otro tipo de pavimentación

Este tipo de pavimentación suele confundirse muy fácilmente con el hormigón impreso, el microcemento o el betón ciré. Para no caer en ese error, diremos que, aunque tiene la misma materia prima que el hormigón impreso, la terminación es bien distinta. En lugar de ser pulido, existen posibilidades diferentes de dar forma y textura al suelo, se puede estampar un sello, una plancha y diseñarlo a placer. Durante el tiempo que se mantenga húmedo, se podrá realizar el acabado con el patrón de dibujo que queramos.

Por su parte, el microcemento podemos decir que es exactamente igual que el hormigón pulido para suelo industrial, pero sin el polvo acrílico, esto hace que el microcemento solo sea válido para suelos de interior, teniendo, además, una durabilidad mucho más limitada.

Por último, el betón ciré, que es también en apariencia muy parecido al hormigón pulido, se diferencia de este por la composición, que es más completa, incluyendo tapa poros, barniz, cera y áridos, algo que lo hace bastante diferente en esencia. En este caso, se utilizará un espesor de 3 o 4 milímetros como mínimo, pero sí que tiene juntas de dilatación cada cierta distancia al igual que ocurre con el hormigón pulido.

Aunque el hormigón pulido, al que estamos mencionando especialmente en este artículo, es particularmente estético y presenta un brillo y una belleza particular que aumenta el aspecto general donde se instale, no está considerado como pavimento estético como tal, algo que si ocurre con estos tres últimos mencionados en este apartado, que se consideran pavimentos decorativos de pleno derecho.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/empresas/hormigon-pulido-suelo-industria/20190809102337381707.html


© 2019 Estrella Digital