Imprimir

Tres explotaciones mineras amenazan el paisaje y el trabajo de los abulenses

Estrella Digital | 29 de marzo de 2017

Las zonas donde se pretende realizar una gran explotación minera. | Fuente: Estrella Digital
Las zonas donde se pretende realizar una gran explotación minera. | Fuente: Estrella Digital

La sierra de Ávila se ha convertido en el objetivo de varias empresas mineras que pretenden aprovecharse de una ley franquista para expropiar unos terrenos que podrían acabar con la ganadería y la agricultura de gran parte de los abulenses

Un legado natural, una propiedad de generaciones que han labrado las tierras con su sudor y esfuerzo, una zona paradisiaca con un gran valor ambiental. Esta es la descripción de una de las sierras más olvidadas e infravaloradas del territorio nacional, la de Ávila. Allí, dos empresas pretenden reconvertir este espectacular paraje natural en un gran socavón del que extraer un mineral, el feldespato, utilizado para la construcción de vidrio y cerámica. El peligro es real porque los expedientes han contado con el beneplácito de unas administraciones que ahora al comprobar la rechazo popular que ha generado estas minas comienza a dar marcha atrás en sus planteamientos iniciales. Por su parte, las empresas interesadas saben que tienen a su favor una ley franquista que data de 1973 y que dictamina que los derechos de explotación minera se encuentran por encima de la propiedad. O lo que es lo mismo, de progresar los expedientes, las compañías adjudicatarias podrán expropiar a los dueños de las tierras sin ningún tipo de recompensa económica. 

En la actualidad, hay 33 expedientes mineros en marcha que amenazan el trabajo y el paisaje de pueblos como Cabañas, Riofrio, Sotalbo, Gemuño o Mironcillo, según afirman desde la asociación 'No a la mina en la sierra de Yemas'. Aunque de esos 33, destacan tres por encima del resto debido a sus grandes magnitudes. El primero de ellos, el expediente 'Leito', repleto de irregularidades como destapó en exclusiva Estrella Digital, ya ha superado la fase de información pública en la que se presentaron cerca de 4.000 alegaciones. Tras el estudio de todas ellas, la Sección de minas de la Junta de Castilla y León instó a la empresa adjudicataria, Antonio y Javi SL, con 3.010 euros de capital social, a realizar una seria de modificaciones para poder superar el estudio del impacto medioambiental, pero hasta el momento no se ha vuelto a tener noticias. A raíz de esta explotación minera apareció la primera plataforma de resistencia, 'No a la mina en la Sierra de Ávila'. 

El segundo y el tercero de los expedientes en importancia afecta directamente a la Sierra de Yemas y al Valle del Corneja. Ambos expedientes han sido concedidos a una empresa, 'Transportes, excavaciones y hormigones Sonsoles, S.L'. Curiosamente, la administradora única de esta compañía es Vicenta Muñoz Mancebo, tía hermana del abuelo del Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández Herrero. 

De todos modos, la única coincidencia que tienen estos dos estudios de explotación minera es el nombre de la empresa adjudicataria, porque en realidad cada expediente se encuentra en fases muy diferentes y con características muy distintas. Lo que si ha ocurrido, al igual que en el caso de 'Leito', es que las poblaciones de los pueblos afectados se han unificado entorno a dos asociaciones para luchar contra las explotaciones mineras.

El expediente que afecta a la Sierra de Yemas es presumiblemente el más fácil de detener porque los afectados lo han detectado en su fase más prematura, el periodo de información pública. La normativa de minas prevé que en el período de información pública cualquier ciudadano que se sienta afectado puede personarse y realizar cuantas alegaciones considere dentro de dicho plazo (15 días), no admitiéndose oposición alguna al proyecto una vez terminado dicho plazo de información pública. La plataforma 'No a la sierra de Yemas' que se constituyó el pasado 8 de marzo ha logrado presentar entre 9.000 y 10.000 alegaciones, una cifra récord en un corto espacio de tiempo

Pero las firmas no son los únicos logros de esta plataforma. En tan sólo 20 días han sido recibidos por el Delegado Territorial de la Junta de Castilla y Léon, José Francisco Hernández Herrero y por el alcalde de Ávila, José Luis Rivas Hernández. Además, en los próximos días tienen previstos encuentros con representantes del Servicio de Medio Ambiente de la Junta de de Castilla y León en Ávila para intentar detener una explotación que abarca más de 1.500 hectáreas de terreno y que contiene 53 cuadrículas mineras. 

IMG_20170309_094008

"Somos conscientes de que nos estamos enfrentando a un problema masivo porque se pretende cambiar el paisaje y realizar una reorganización del territorio. Se está pasando de una industria ganadera y agrícola a un territorio minero, lo que supondría un cambio de actividad económica", afirma Bárbara Ferrante, portavoz de la asociación 'No a la sierra de Yemas'. 

Condenados por un despiste

En una peor situación se encuentran los vecinos del Valle del Corneja que también se han organizado en una plataforma para defender sus intereses. El problema es que han descubierto tarde las intenciones de la empresa. El BOCYL publicó la solicitud de la empresa, 'Transportes, excavaciones y hormigones Sonsoles, S.L', para realizar un estudio y confirmar la existencia de feldespato, mineral en el que están interesados. Los afectados por este estudio no tuvieron constancia en ningún momento de esta petición y por este motivo no realizaron ninguna alegación durante los 15 días que la Junta de Castilla y León habilita para hacerlo. Por esta razón, el expediente ya ha pasado a la siguiente fase al haberle sido concedido el permiso de investigación. La última opción que les ha quedado a los vecinos del Valle del Corneja en la vía administrativa es la presentación de recurso de alzada. De hecho, han sido cerca de 4.000 los que se han presentado. 

IMG_20161214_204448

De progresar todos los expedientes la sierra de Ávila se convertirá en un gran socavón que destruirá no sólo cientos de puestos de empleos en agricultura y ganadería, sino muchos otros que tienen relación con el turismo rural de una zona muy poco promocionada. De todos modos, la fuerte resistencia popular ejercida por las tres plataformas ha conseguido que las administraciones se comprometan a estudiar minuciosamente cada expediente. Y si fracasa la vía política siempre estará la resistencia pacífica. "La gente que habita en estos pueblos no se va a ir de aquí tan fácilmente porque son sus raíces, donde se han criado y si hace falta encadenarse a la montaña, se encadenarán", afirma Ferrante.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/espanha/explotaciones-mineras-amenazan-paisaje-trabajo-abulenses/20170329182251316807.html


© 2020 Estrella Digital
Estrella Digital