Imprimir

Encargar el TFM o TFG, una práctica cada vez más habitual entre los universitarios

Luis Cifuentes | 05 de febrero de 2019

Los trabajos de fin de grado han sido la piedra angular del sistema educativo tradicional que se maneja en las universidades españolas

Prácticamente todas las carreras imponen como requisito para titularse la preparación y defensa de un trabajo de esta categoría, aunque es cierto que el nivel de exigencia varía considerablemente dependiendo de la materia y de la institución de la que se trate.

Debido a la falta de tiempo para realizar estos trabajos existen muchas empresas a las que se puede encargar un TFM o TFG, las cuales contribuyen a que los estudiantes puedan atravesar rápidamente un paso previo que les puede retrasar en su carrera, cuando ya de por sí deben enfrentarse a un mercado laboral actual bastante debilitado y vulnerable en lo que al sector profesional se refiere.

Si bien es cierto que con la implementación del Plan Bolonia se buscaba aumentar el nivel de exigencia para “ayudar” a mejorar en la preparación de los estudiantes, la realidad es que en muchos ámbitos ha impulsado el abandono educativo al no poder compaginar otras responsabilidades con una vida académica más exigente que ante la situación económica actual no garantiza una remuneración suficiente.

No está de más decir que muchos están en contra de la realización de trabajos de grado en diversas carreras donde la elaboración de estos trabajos a nivel de pregrado resulta complicado y poco práctico, siendo algo que se hace por costumbre en las universidades a través del tiempo más que por otra cosa.

Diversas complicaciones, bajos salarios y falta de atención

El nivel educativo de muchas instituciones de educación superior en España no se ubica precisamente entre los más altos de Europa y si a esto se le agregan los recortes en educación producto de la crisis, el resultado es un cuerpo estudiantil que se encuentra con un nivel más bajo del requerido para enfrentarse a toda clase de trabajos.

Por su parte, los bajos salarios en profesores y tutores contribuyen a un desinterés absoluto que deja a los estudiantes a la deriva mientras irónicamente, muchos de estos profesores dedican su tiempo libre a prestar servicios de realización TFG o TFM a otros estudiantes bajo el sello del anonimato.

Y los bajos salarios no afectan solo a los profesores, los alumnos se ven obligados muchas veces a trabajar para subsistir y no ven con buenos ojos dejar de lado sus empleos por realizar esta clase de trabajos y dedicarles todo el tiempo y dedicación que requieren.

¿Qué se puede hacer?

Si bien se puede pensar que es incorrecto, el número de alumnos que recurren a esa ayuda externa se incrementa considerablemente con el paso del tiempo y estos trabajos se hacen cada vez más especializados, con muchos profesionales garantizando no solo calidad libre de plagio, sino un tiempo de realización bastante modesto y a unos precios asequibles.

Ante esta perspectiva, el fenómeno de contratación de trabajos de grado crece irremediablemente cada día en el mundo y florece en una economía algo estancada.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/empresas/encargar-tfm-tfg-practica-cada-vez-mas-habitual-universitarios/20190205213859362110.html


© 2019 Estrella Digital