lunes 2/8/21

La importancia de comer atentos

teresa

La masticación correcta es aquella en la que el alimento permanece en la boca entre 30-50 segundos.

La frase “mastica despacio” posiblemente la has escuchado desde pequeño, y quizas de niño lo llevabas a la práctica sin más.

De adulto aprendes a mecanizar muchas acciones al día y una de ellas es comer sin ser consciente de la acción de comer.

De ahí nace la práctica del mindful eating “comer consciente” y cada vez toma más protagonismo en la vida actual.

Vamos corriendo a todo y la comida a veces resulta ser un estorbo en tus tareas diarias y en la mayoría de los casos no le das la prioridad que se merece:

“Cuantas veces te has dicho: “cuanto antes termine, mas tiempo tengo para hacer otras cosas”.

Hay que eliminar muchas creencias que no aportan ningun beneficio a tu cuerpo. Tomar consciencia es fundamental para tener una digestión saludable y masticar despacio es una prueba de ello.

Por esto, te cuento 3 BENEFICIOS DE COMER DESPACIO:

1-         Secreción de enzimas salivares

La masticación es necesaria para segregar las enzimas salivares que ayudan a triturar el alimento y facilitan el trabajo al estómago.

En muchas ocasiones por falta de consciencia o de tiempo, lo solucionamos con bebida para tragar el alimento y esto provoca que en el estómago generemos una piscina donde los alimentos nadan y flotan y entorpece mucho la función de las enzimas digestivas.

Por ello, el agua, se recomienda beber fuera de las comidas.

2-         Ser capaz de escuchar la señal de saciedad.

Imagina un cubo que recoge el agua que cae de una gotera, si de pronto se agrieta el techo y cae el agua de golpe, no da tiempo a reaccionar y el agua saldrá fuera.

Algo parecido ocurre cuando comes con ansiedad, compulsivamente o con poco tiempo, el estómago se llena tan rápido que no da tiempo a informar al cerebro que estas saciado, de ahí que después tengas malas digestiones, fatiga o dolor abdominal, entre otros.

Cuando la masticación es lenta, damos tiempo a que el estómago se llene de forma gradual y permita que a los 20 minutos de la ingesta aproximadamente se active la hormona LEPTINA, que inhibe el apetitivo.

De esta manera, llega la señal de saciedad al cerebro y dejamos de comer porque nos sentimos llenos.

3-         No sufrir malas digestiones

Si el alimento no se mastica lo suficiente el estomago trabaja el doble y si comemos muy deprisa no escuchamos la señal de saciedad.

Todo esto provoca que haya una mala digestión y entorpezca la absorción de nutrientes correctamente.

  Si todavía nos has conseguido después de tantos años llevar a la práctica esta acción de comer despacio, te invito a que cojas un possit y anotes estas 5 pautas que te indico y lo repitas cada día para integrarlo como hábito:

•          Respira entre bocado y bocado

•          Pon atención al sabor, textura y olor para activar todos los sentidos

•          Deja los cubiertos en el plato después de cada bocado

•          Pon atención a la acción: Intenta no tener distracciones externas como la televisión, móvil, ordenador. Limítate a una conversación relajada si estas con alguien o escucha alguna música que te guste.

•          Si dispones de poco tiempo, haz buen uso de él, y fuera prisas.

¡Es tiempo de comer!

Contar calorías, comer rápido o compulsivamente y seguir dietas estrictas favorece actuar de forma mecánica, no atender a la masticación y llevarte a la boca alimentos poco saludables.

Escoger lo que realmente nutre tu cuerpo físico y a la vez tu cuerpo emocional, es estar alineado y te ayudara a:

•          Comprar mejor

•          Cocinar disfrutando

•          Comer despacio y saboreando

•          Dejar de comer cuando sientas que estas lleno.

Como conclusión, podríamos decir que la correcta masticación es un primer paso consciente en la salud de tu organismo.

Haz que tu intestino sonría, aportando las cantidades que realmente necesitas y regalándote el tiempo que requiere tu comida.

 

Teresa Salinas

@micodigosaludable

Comentarios