lunes 2/8/21

Cómo gestionar los excesos Navideños

teresa

Llega la Navidad y aunque de una manera muy atípica a lo acostumbrado, se avecinan días de comidas algo más copiosas de lo habitual, ya sea por cantidad o selección de alimentos.

Se suele dar por hecho en estas fechas que está permitido excederse y luego ya se tomarán las medidas correspondientes. Realmente ésto no es una guerra entre la permisividad o prohibición de la mente y el cuerpo, ya que te llevará a comer con ansiedad y posteriormente a la culpa por no haber sabido cortar a tiempo.

Te aseguro que cuando ya tienes unos hábitos instaurados todo esto cambia,porque desaparece la ansiedad por determinados alimentos o simplemente es tu cuerpo el que te va informando de la capacidad de asimilación de cualquier consumo excesivo.

Y te pregunto:  ¿Qué sería un exceso para tí?

Es lo primero que debes de tener en cuenta, cada cuerpo está acostumbrado a un tipo de alimentación, lo que sí es importante es no hacer ingestas excesivas en cantidad.

De esta manera, te aseguras que si no es una opción muy saludable, no conviertas tu cuerpo en el “basurero de la comunidad”.

Esta claro, que hay ciertas comidas y bebidas que todos sabemos que no son las más recomendables y sin embargo están presentes en casi todas las casas: alcohol en todas sus versiones, embutidos, bombones, dulces y mantecados.

Si a esto le unes una comida y otra sin apenas descanso, el cuerpo está claro que no puede depurar correctamente y se intoxica e inflama.

Vamos a por la solución

Que puedes hacer para evitar que eso ocurra y poder disfrutar de estos días sin temor a sentirte mal, a tener digestiones muy pesadas e incluso coger algún kilo de más.

1-    Como he dicho antes es importante moderar la ingesta. Diversifica y toma poca cantidad de cada cosa.

2-    Date espacio entre bocado y bocado, para activar la señal de saciado correctamente.

3-    Ten siempre a mano agua con rodajas de fruta o agua con gas, para calmar tu hambre visual, que a veces juega una mala pasada y comes más de lo esperado porque quieres probarlo todo.

4-    Da un tiempo entre la comida y el postre, así calmarás el hambre por lo dulce e ingerirás menos cantidad.

5-    Intenta ser comedido en las preparaciones para que no sobre comida y no vuelvan las tentaciones al día siguiente.

 

Aún así, si notas que te has excedido o que has hecho una elección de alimentos más indigestos, te cuento que puedes hacer los siguientes días.

 

AYUNO: Una opción magnífica para dejar descansar al organismo y que se depure por sí solo es ayunar14-16h, de ésta manera das tiempo al cuerpo a entrar en autofagia “como meter el coche en el autolavado”.

HIDRATACIÓN: fundamental un buen aporte de agua, para ayudar a depurar el organismo.

Aprovecha ahora en invierno infusiones de té verde, cardo mariano, zarzaparrilla o diente de león que ayuden a tu higado y sangre en el proceso de detoxificación.

CALDO DE HUESOS: un magnífico remineralizante, tener un caldo hecho del día anterior y añadirle unas verduras es una opción estupenda para recuperar el equilibrio corporal.

Incluir en la dieta diaria alimentos que bajen la inflamación y oxidación del organismo:

ANTIOXIDANTES: Todas las frutas y verduras y en concreto, la hoja verde, brotes, germinados, frutos rojos y uvas negras, son buenos aliados siempre, para contrarrestar la producción de radicales libres. El aceite de oliva y las aceitunas también son buenos antioxidantes.

OMEGA 3: Una grasa esencial para bajar la inflamación. Cuando el cuerpo recibe exceso de grasas saturadas, de embutidos, carne roja, salsas, alcohol y dulces, es importante contrarrestar con grasa omega 3 para equilibrar.

Alimentos como la chía, hidratada en bebida vegetal, yogur o kéfir, tiene un alto contenido en grasa omega 3, semillas de linaza, nueces de macadamia, nueces pecanas, aceitunas, salmón (mejor crudo o macerado) y sardinas.

Como siempre, tu relación con la comida no es una lucha de tu cuerpo con la báscula, es comprender lo que hace daño a tu cuerpo, y brindarte alimentos que te aporten energía y bienestar. Por supuesto que se puede comer de todo pero prioriza siempre una materia prima de calidad, comer con mesura y compensar cuando hay excesos.

 

FELICES FIESTAS!

 

Teresa Salinas

@micodigosaludable

Comentarios