lunes 2/8/21

Alimentos enriquecidos con proteína. ¿Nuevo gancho de las dietas de adelgazamiento?

teresa

Cada vez se comercializan mas productos “sin gluten”, “sin lactosa”, “bajos en grasa”… y hoy me gustaría hablaros de los productos “altos en proteínas” que la industria también se preocupa de ponerlos a nuestro alcance y normalizar así su consumo.

Durante mucho tiempo estos productos han estado enfocados especialmente a deportistas, pero cada vez más se ven en los lineales de los supermercados y en productos muy diversos:

Yogures

Leche

Quesos

Pizzas

Pan

Pasta

Barritas

Intentando convencernos de las ventajas de elegir estos productos frente a los convencionales, entendiendo que detrás también hay una apuesta económica, ya que estos productos cuestan el doble prácticamente.

Pero centrándome en las razones a nivel nutricional:

¿Es beneficioso para la salud consumir este tipo productos?

  • Las proteínas que normalmente se utilizan son proteínas de soja, de huevo o de leche ¿que ocurre a nivel metabólico? que limitas tu dieta a un aporte proteico muy pobre y repetitivo e influye en la óptima absorción de los nutrientes y con una calidad de proteína muy por debajo de la natural en el alimento.
  • “La dieta alta en proteína adelgaza” se ha difundido ámpliamente hasta convertirse en dogma y que multitud de personas lo pongan en práctica, pensando que alcanzarían su objetivo de perder peso. Puede que funcione en un corto periodo de tiempo, pero al final como ocurre en todos los casos donde se producen excesos, hay una descompensación nutricional.

En casos extremos, un exceso de proteína en la dieta puede provocar el catabolismo de aminoacidos y por tanto la oxidación de las proteínas y convertirse en un problema.

Como apunta el profesor Youling xiong, químicamente la oxidación de proteínas implica modificaciones internas que pueden derivar en envejecimiento celular, distrofia muscular, incluso Alzheimer o Párkinson.

En estos casos, cuando se ha seguido una dieta alta en proteínas, es muy bueno realizar el ayuno intermitente, a partir de las 12 horas mediante la “autofagia” (limpieza inteligente del organismo), se expulsa todo aquello que interrumpe el funcionamiento correcto del cuerpo.

  • Simplemente llevando a cabo una dieta mediterránea, es suficiente para ingerir la cantidad de proteínas que necesita tu cuerpo, de media entre 1,2 y 1,5 gramos por kilogramo de peso e incluso en muchos estudios dicen que superamos las recomendaciones proteicas con la dieta continental.

Tened en cuenta que la proporción necesaria de proteínas estaría cubierta con un menú diario que contenga una proteína en cada comida principal. Después, en función del peso de cada individuo, esta porción sería mayor o menor.

Por ejemplo:

Desayuno

Incluir una tortilla francesa o queso fresco con nueces y miel.

Comida

Quinoa con salmón, verduras y frutos secos.

Cena

Humus con apio y zanahoria.

Sardinas anchoadas con brotes verdes y germinados.

Ésta podría ser una opción de menú saludable con buena proporción de proteínas y procedentes de diferentes fuentes animales y vegetales.

Como siempre, repito la importancia de dar al organismo diversidad de alimentos, lo que permite en este caso obtener proteínas completas de distintas fuentes y así la absorción será más valiosa y de manera natural.

Con éste tipo de productos solo conseguimos un empobrecimiento de la dieta, y la insistencia en el mismo tipo de proteína puede provocar a la larga malas digestiones y problemas metabólicos.

Si tu objetivo es adelgazar, no te dejes llevar por las modas y sobre todo empieza por el primer paso, el más sencillo y que ofrece mejores resultados: UN SUEÑO REPARADOR.

Consigue regular tu sueño y ponte como objetivo dormir 7-8 horas diarias, es la manera más eficaz de regular a las hormonas del hambre:

LEPTINA (da la señal de saciedad al cerebro) Y GRELINA (despierta el apetito), si funcionan correctamente:

No aparecerán los temidos antojos por determinados alimentos, casi siempre poco saludables.

Y tampoco un llenado de estómago al máximo donde no puedes parar porque desaparece la señal de saciedad.

Con una dieta mediterránea y equilibrada, con alimentos frescos y materia prima de calidad obtendrás todos los nutrientes necesarios que regularán igualmente el hambre y te saciarán porque cubrirás tus necesidades metabólicas y nutricionales.

 

Teresa Salinas

@micodigosaludable

#alimentosfrescos#nutrientesnaturales#alimentosdetemporada#diversidaddenutrientes#escuchatucuerpo#nodietas

Comentarios