lunes 20/9/21

Adelgaza comiendo grasa

Ella Olson Pexels
Ella Olson | Pexels

Has leído bien, durante muchos años y aún hoy en día parece que las grasas están desterradas para aquellos que quieren perder peso.

Y es normal con todo lo que se ha dicho de ellas, pero no todas las grasas merecen la misma consideración.

Me gustaría rápidamente explicaros la diferencia entre las grasas para entender mejor ¿qué son? y ¿por qué son beneficiosas para la salud?

Se habla de grasas tóxicas, grasas trans, omegas, grasas saludables, acidos grasos esenciales… y todo esto genera confusión.

A grandes rasgos, hablamos de grasas insaturadas o “buenas” y grasas saturadas o “malas”, ambas son necesarias en nuestro organismo, lo único que deben ser de buena calidad y en mayor proporción las grasas saludables.

Y ¿dónde se encuentran estas grasas?

Las grasas saturadas, las menos saludables, principalmente proceden del reino animal, huevo, carne, nata, mantequilla y también se incluye el aceite de palma y el aceite de coco.

Las grasas insaturadas, que se clasifican como saludables, aceite de oliva, semillas, aceitunas, aguacate y frutos secos y también del reino animal el pescado azul y la carne de cerdo ibérico criado en libertad y alimentado con bellotas.

Después de este repaso rápido, podemos decir que el organismo necesita especialmente grasas saludables y en menor proporción grasas saturadas de buena calidad como la mantequilla o el aceite de coco.

El problema en la actualidad para cumplir con esta premisa es el  tipo de alimentación que seguimos, que lleva a confusión. Por ejemplo hay gente que opta por la margarina pensando que como la grasa es de origen vegetal y además en muchas ocasiones también baja en grasa es una opción mucho mas válida.

Pues bien, las grasas vegetales cuando se hidrogenan, proceso que ocurre en fábrica, pasan a ser grasas trans, muy tóxicas!!! Por lo que elegir una buena mantequilla es mucho mas beneficioso para el organismo.

¡La grasa engorda y es mejor eliminarla de la dieta!

Esto se ha hecho creer, pensando que toda la grasa es mala, y la solución es retirarla de la dieta.

Pues bien, las grasas saludables, concretamente: aceite de oliva, aguacate, aceitunas, frutos secos y pescado azul de pequeño tamaño y algunas grasas saturadas como el coco y la mantequilla, deben estar en la base de nuestra alimentación.

Además de muy ricas, son muy necesarias para regular el peso. Imaginaros una noria de feria, los grandes hierros que le dan la forma redonda sería la célula y cada uno de los sillones enganchados, serían los receptores de la célula.

Si estos sillones están bien engrasados, serán mas flexibles y podrán moverse por inercia, si no tuvieran esa grasa, estarían muy estáticos, duros, y con mas probabilidad de atascarse y no funcionar.

La grasa tiene una función reguladora sobre la membrana de la célula y en función de que esta grasa sea “buena” o “mala” será más o menos flexible.

¿y qué tiene esto que ver con el peso?

Cuando la célula es más flexible, los receptores están mucho mas despiertos para unirse a las moléculas necesarias, y esto se llama flexibilidad metabólica, es decir, que con una ingesta de calidad y rica en grasas saludables, favorecemos un óptima utilización de los nutrientes y esto permite que desaparezcan los atracones, el deseo por otro tipo de alimentos que no son saludables pero si adictivos, activar la señal de saciedad si ha desaparecido, mejorar la resistencia a la insulina si existe…y además la grasa te sacia, por lo que tus ingestas estarán mas controladas

Hay 3 cosas que debes tener en cuenta:

  • La cantidad que ingerimos al día, por ejemplo con medio aguacate es suficiente, o un puñado de pistachos o almendras o una cucharada de pipas de calabaza en la ensalada o una cucharada de aceite de oliva en la vinagreta.
  • Que estén combinadas con una proteína y una grasa, para completar nutricionalmente el plato.
  • Y comprar mejor alimentos enteros que su versión light o desnatada, la grasa natural le aporta sabor, mejora la absorción de sus nutrientes, te sacia y evitas que se sustituya por un largo listado de aditivos.

 

NO DENOMICES LAS GRASAS E INCLÚYELAS SIN MIEDO EN TU DIETA.

Teresa Salinas

https://www.instagram.com/micodigosaludable

https://twitter.com/codigosaludable

Comentarios