Jueves 24.01.2019

Propósitos para el año nuevo

Comienza 2019 y todo son buenos propósitos, muchos “voy a hacer…” o “voy a dejar de hacer…” que solo se quedarán en eso, en buenos propósitos.

El cambio en el calendario es un supuesto punto de inflexión para tratar de cumplir ciertos objetivos que nuestra fuerza de voluntad no nos suele permitir lograr cuando flaquea y, al final, transcurre otro año y nos encontramos al comienzo del siguiente en la misma recurrente situación. Pero, ¿qué más da la época del año?, cualquier momento puede ser bueno para llevar a cabo esos buenos propósitos y trazar su plan de acción. Porque los buenos propósitos no se ejecutan solos, no vale con proponerse algo, hay que dar el primer paso para llevarlo a cabo y luego darle continuidad.

Ya sea por el cambio de año o por el motivo que te apetezca, no pospongas tus buenos propósitos. Quizás sea un buen ejercicio que escribas aquello que quieras cumplir y reflexiones sobre cómo articularlo, si a priori no se te ocurre cómo hacerlo, piensa en algo que ya hayas logrado y en los pasos que seguiste para conseguirlo, puede que te sirva de inspiración. Pero no es suficiente solo con eso, es importante tenerlo continuamente presente e ir dando pequeños pasos para ir encauzándolo y, ante todo, no debes permitir que tus propósitos terminen relegados a un lugar secundario de tus prioridades.

Hay mucha gente que se propone ser feliz en el año que empieza, pero eso es algo que no llega solo, también hay que trabajar sobre ello, porque la felicidad al fin y al cabo es una cuestión de actitud. Tantas veces nos sentimos insatisfechos y somos infelices por esa maldita costumbre que tenemos de enfocarnos en lo que no tenemos mientras obviamos todo lo que sí tenemos. Por ello, te propongo un ejercicio muy sencillo que consiste en pensar en qué pasaría si supieras que hoy es el último día de tu vida, ¿lo pensamos juntos? Adelante:

Si supiera que hoy es el último día de mi vida, miraría con gratitud a mi despertador cuando sonara temprano para poder aprovechar mi última jornada en este mundo.

Caminaría despacio, recreándome en los detalles, y me embelesaría con los colores de la naturaleza y con el trino de los pájaros, esos que habitualmente quedan sepultados bajo mis prisas.

Me vestiría con una enorme sonrisa que brindaría a todo aquel que se cruzara conmigo y que habitualmente me reservo para unos pocos elegidos.

Exprimiría el tiempo y lo compartiría con la gente que quiero, y no con las absurdas ocupaciones que suelen adueñarse de más horas de las que realmente merecen la pena.

Arrojaría mis quejas al fondo del mar, esas tan hegemónicas en mi mente, pero, en realidad, tan absurdas e insignificantes.

Repartiría todos los abrazos que guardé en el cajón de las prisas y todos los te quieros que escondí en el cofre del pudor.

Haría cualquier cosa con pasión, hasta la más nimia o la que antes me disgustó, porque sabría que esta vez sería la última.

Inhalaría profundo, me llenaría de vida y me deleitaría con los sabores de la comida, esos que tantas veces han quedado encubiertos por la falta de atención y la premura.

Desterraría lo negativo de las personas y de mí mismo, y me centraría en todas esas cosas positivas en las que normalmente no me suelo fijar.

Miraría en lo más profundo de mi ser hasta volverme reversible, para buscar esa esencia intacta con la que nací y que he consentido que el paso de los años entierre bajo mil telarañas.

Me desprendería de los recuerdos dolorosos del pasado y viviría el presente, porque el futuro aún no existe y el mío nunca existirá.

No sé qué te habrá parecido este ejercicio, con suerte, te hará pensar sobre estas cuestiones un rato porque si supieras que hoy es el último día de tu vida… pero como no lo sabes, quizás olvides rápidamente esta loca ocurrencia y vuelvas a pasar por la vida de puntillas como el eterno actor secundario que jamás logrará su papel protagonista.

Gurudev Sri Sri Ravi Shankar dijo “El tiempo cambia a la gente, pero hay gente que cambia el tiempo. Que seas uno de ellos”. ¿Quieres que el paso del tiempo haga de ti una persona insatisfecha e infeliz o prefieres cambiar tu tiempo disfrutándolo al máximo? Si has respondido que sí, ojalá seas uno de ellos, pero recuerda empezar trazando tu plan de acción, de felicidad, por ejemplo. Feliz año de cumplimiento de buenos propósitos.


SagrarioG
http://demayorquieroserescritora.com
https://www.facebook.com/demayorquieroserescritora/

Comentarios