domingo 25.08.2019

Maltratada pero feliz

Este título puede resultar paradójico, pero justo es lo que quiere transmitir la Junta de Andalucía con su última campaña, supuestamente contra la violencia de género, violencia a la que ni siquiera llama por su propio nombre.

Con el lema “Ella ha sufrido malos tratos, pero la vida siempre es más fuerte” y centrada en que la víctima denuncie a su agresor, me pregunto por el sentido de esta frase cuando forma parte de una campaña cuyo objetivo debería ser luchar contra la violencia de género, pero que se pierde por el camino. Lo que muestra es una enorme falta de respeto por las víctimas de violencia de género y por su sufrimiento; sufrimiento al cual deja de lado, le quita toda la importancia que tiene, lo considera intrascendente. ¿Es que el sufrimiento de las víctimas es algo banal?

¿Qué pasa, que lo importante es que, aunque sufras malos tratos, puedes ser feliz? La actitud de las víctimas de violencia de género es una cuestión que viene después del maltrato y para la que, evidentemente, es necesario contar con ayuda y es algo sobre lo que no se puede frivolizar. Pero en esta supuesta campaña contra la violencia machista, se pone el foco en una cuestión posterior y centrada solo en la víctima, como siempre, en lugar de focalizarla en la prevención y dirigirla al causante de los malos tratos, lo que muy raras veces sucede.

A esto hay que añadirle que en la campaña se indica la siguiente advertencia: “Las mujeres que van a ver a continuación han sido víctimas de malos tratos”, pero ese mensaje es mentira porque las imágenes están sacadas de un banco de imágenes.

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz, de Ciudadanos, justifica cumplir con el Pacto de Estado contra la violencia de género utilizando “mensajes positivos y ejemplos de mujeres fuertes y valientes”. Parece que modelos de anuncios de clínicas dentales cumplen para ella perfectamente esta función, y para eso se han destinado 1,2 millones de euros. Paradójico es que también esta consejera de igualdad cuestione la existencia de la más que evidente brecha salarial de género.

A las mujeres nos están agrediendo y nos están matando, pero no es para tanto, ese es el terrible mensaje que subyace a esta lamentable campaña.

¿Es este es uno de los primeros efectos de la coalición trifachita del gobierno de Andalucía? ¿La próxima campaña de la Junta de Andalucía o de Murcia, o quizás de la Comunidad de Madrid hablará de “violencia intrafamiliar” al más puro estilo Vox? Lo veremos.

SagrarioG
http://demayorquieroserescritora.com
https://www.facebook.com/demayorquieroserescritora/

Maltratada pero feliz
Comentarios