miércoles 22/9/21

¿Síndrome postvacacional?

sindrome_postvacacional

Iniciamos el nuevo curso, las vacaciones nos han ayudado a parar, a salir de nuestro entorno habitual, dándonos la oportunidad de valorar nuestra vida personal y profesional con perspectiva. Hemos podido establecer estrategias y tomar decisiones que vamos a ejecutar a la vuelta de nuestro descanso estival.

Ponernos en acción para alcanzar nuestro propósito, nos dará la energía necesaria, para olvidarnos del llamado “síndrome postvacacional”, que no debería afectarnos más allá de unos días, hasta conseguir volver a coger el ritmo.

Llevamos ya un año y medio sometidos a presión, no solamente por la enfermedad en si, sino por la incertidumbre en la que estamos inmersos. A algunas personas el parón del verano les ha podido afectar, al ser conscientes de la realidad que estamos viviendo. Si nos encontramos tristes, nos cuesta mucho afrontar las pequeñas cosas del día a día, nuestra mente está en negativo, es el momento de parar y pensar qué es realmente lo que nos está sucediendo.

El comportamiento y la actitud que algunas personas adoptan en el entorno personal y profesional difieren entre sí, esto tiene un coste de adaptación muy grande en uno de los ámbitos, ya que en alguno de ellos están interpretando un papel. Personas cariñosas en su ámbito personal que en el profesional piensan que tienen que convertirse en “tiburones”, para conseguir la “autoridad” necesaria para desempeñar su trabajo. Esa persona, no se está permitiendo ser ella misma y tendrá que plantearse por qué, a qué tiene miedo, qué pasaría si utilizara su verdadero yo para empatizar y hacer brillar a los demás en su equipo de trabajo. ¡Seguramente se sorprendería!

Algunos piensan que los valores restan, no suman, en el ámbito laboral y por lo tanto los ocultan. Se sienten obligados en muchas ocasiones a actuar en contra de ellos, sin darse cuenta que se están traicionando a ellos mismos. El daño interno en estos casos es enorme. Saber que no estás actuando correctamente, termina por generar un estado de tristeza, que sólo se podrá superar arriesgando y actuando de acuerdo con nuestros principios, lo que nos puede llevar a tener que afrontar un cambio profesional, que nos puede dar la oportunidad de volver a ser felices.

En muchas ocasiones nos encontramos con un ambiente de trabajo complicado, incorporarse después de las vacaciones lo hace más perceptible. Venimos de un ambiente relajado con las personas que queremos y de un día para otro tenemos que incorporarnos a una situación de tensión que no podemos eludir.

En este caso, tomar la decisión de ser tú la persona que dé los buenos días por la mañana con una sonrisa, que hable en positivo, que alabe las buenas acciones de sus compañeros de trabajo. En definitiva, que actúa para intentar un cambio mediante el ejemplo, puede ser la solución para encontrarte mejor, además, puede desencadenar un cambio en tus compañeros que al ver tú actitud decidan seguirte y consigas liderar la mejora del ambiente de trabajo. Si no es posible, tendrás que valorar si el lugar en el que estás es el adecuado para tu crecimiento personal y profesional.

Ser conscientes que somos cada uno de nosotros los que podemos con nuestra actitud y nuestra acción promover los cambios que necesitamos, es clave para superar cualquier obstáculo con el que nos encontremos en nuestro camino al éxito y la vuelta al trabajo es una gran oportunidad para ponerlo en marcha.

¡Depende de ti!

https://www.linkedin.com/in/myriam-gonzalez-navarro

Comentarios