jueves 21/10/21

El próximo 18 de noviembre me han invitado a participar en la Gala Top Women Leaders 2021, organizado por Humanos en la Oficina. El tema es “Reiniciar el mundo” lo que me ha llevado a valorar y a compartiros en este artículo algunas de las reflexiones que me he planteado sobre cómo yo o cualquiera de nosotros podemos colaborar en ese reinicio del mundo.

Vivimos un momento en el que todos nos estamos planteando la necesidad de humanizar la sociedad, en el mundo empresarial hablamos de “sostenibilidad”. Que sea factible, depende de que cada uno de nosotros nos comprometamos con ello y actuemos. Los comportamientos de las personas dependen exclusivamente de ellas a nadie se le puede obligar por ley a querer a otro, a ser generoso con él, a escucharle que son algunas de las cosas que necesitamos conseguir.

Si cada uno de nosotros hacemos un esfuerzo y nos proponemos por lo menos ocuparnos de las personas que tenemos cerca podemos lograr un efecto contagio. Ya estamos consiguiendo que esas personas sean más felices. Una sonrisa al portero de tu casa, a la persona que baja contigo en el ascensor, a tu compañero de oficina e incluso a tu jefe puede ayudar a que todas esas personas tengan un buen día y que ese efecto se multiplique. ¡Ya estamos reiniciando el mundo!

Actualmente vivimos en una sociedad en la que no tenemos tiempo ni siquiera para pararnos a pensar qué queremos ser, cómo podemos utilizar nuestros talentos en nuestro día a día, o incluso averiguar nuestro propósito de vida.

Hemos elegido nuestra profesión en muchos casos por las salidas que tenía en un momento puntual y resulta que ahora nos encontramos que los tiempos han cambiado, las necesidades también y esas profesiones se han devaluado.

La rueda en la que estamos inmersos, llega un día que para. Una enfermedad, el fallecimiento de un ser querido, la pérdida del trabajo etc. En ese momento nos damos cuenta precisamente que no sabemos quienes somos, sino que la rueda nos llevó a ser lo que querían que fuéramos otros.

Aquellos talentos que teníamos no los hemos utilizado en nuestro día a día, por lo que se han quedado estancados, siendo imprescindibles para conseguir esa misión que todos tenemos encomendada en la vida y que si no nos dirigimos a ella nos sentimos en constante sensación de búsqueda.

Ser capaces de conseguir que cada uno de nosotros decida qué quiere ser, active sus talentos e identifique su misión es otra manera de reiniciar el mundo.

Estos días estamos viendo como la erupción de un volcán en La Palma, puede acabar con todo lo material por lo que han trabajado miles de personas a lo largo de toda su vida. Es cierto que el precio de esos efectos materiales en algunos casos se puede recuperar, pero no el valor que para cada persona tienen esas cosas que han tenido que dejar atrás para salvar su vida, sus fotos, los recuerdos de familia, aquellos juguetes con los que jugaban sus hijos de pequeños.

Todos tenemos nuestro pequeño volcán en nuestra vida, saber gestionar nuestras emociones y miedos, aprender a tomar decisiones y sobre todo anteponer a las personas por encima de todo aquello que nos parece ahora tan importante, el dinero, un cargo, nos ayudará a reiniciar el mundo y volver a aquello que en el fondo de nuestro corazón deseamos. ¡Reiniciemos el mundo!

https://www.linkedin.com/in/myriam-gonzalez-navarro

Comentarios